Fondos locales y federales generan una nueva dinámica para las renovables en Puerto Rico

"Es un momento histórico para Puerto Rico", sostuvo Francisco Berríos Portela, secretario auxiliar de Asuntos Energéticos en La Fortaleza.

Puerto Rico está experimentando un cambio significativo en su panorama energético tras más de cinco años de desafíos para la recuperación del archipiélago post huracán María.

Aquello no quita que siga habiendo retos, pero se están superando barreras económicas para potenciar la dinámica del mercado y que más puertorriqueños puedan acceder fondos que garanticen la resiliencia energética.

Sin ir demasiado lejos, el 10 de agosto, se lanzó una nueva convocatoria de uno de los programas que tiene el departamento de la vivienda y en pocas horas los «boletos» se agotaron.

Se trata del Programa de Incentivo Solar que abrió una ronda de 6000 boletos para cubrir hasta el 30% de los costos de una instalación fotovoltaica con batería. Y no sería la única iniciativa vigente de este tipo.

Solo el departamento de la vivienda de Puerto Rico ha lanzado programas innovadores que buscan facilitar el acceso a la energía renovable en diversos sectores, con un enfoque especial en los de bajos y moderados ingresos. Uno de estos programas, conocido como Reparación, Reconstrucción y Relocalización (R3), proporciona sistemas de energía solar, baterías y cisternas de agua a los beneficiarios, además de trabajos de reparación y relocalización de propiedades.

No son iniciativas aisladas. También avanza el programa Community Energy and Water Resilience Installations (CEWRI), del que se espera que aproximadamente 9000 hogares participantes de R3 reciban apoyos adicionales.

Los negocios también han sido beneficiados. En un conversatorio con Lino Aponte, Francisco Berríos Portela, secretario auxiliar de Asuntos Energéticos en La Fortaleza, precisó que junto al Departamento de Desarrollo se incentivaron el año pasado 888 pequeñas y medianas empresas en Puerto Rico (PyMEs) y más de 600 ya estarían completas.

Lejos de que todo aquello sea considerado suficiente, Berríos Portela adelantó que ahora mismo están cocinando lo que va a ser la segunda versión de ese programa, que aproximadamente va a poder incentivar a unas 1000 PyMEs adicionales.

Por ello, Berríos Portela destacó: «Es un momento extraordinario para que todas las personas que cualifiquen a todos estos programas estén bien pendientes a que puedan aprovechar estas oportunidades».

Apoyo federal

Además de los fondos locales, el gobierno de Puerto Rico ha recibido una asignación federal significativa para impulsar la transición hacia energías renovables. El Departamento de Energía (DOE) anunció mil millones de dólares a finales del año pasado, destinados a apoyar iniciativas de energía sostenible.

No es menor que este mes, la secretaría de Energía, Jennifer M. Granholm, haya visitado por quinta vez Puerto Rico y anunciado el inicio del aprovechamiento de los primeros 450 millones de dólares de aquel total en el marco del Puerto Rico Energy Resilience Fund.

El compromiso de la administración federal es tal que la secretaria Granholm anunció además $7.4 millones adicionales para Puerto Rico a través del Programa de Subvenciones Estatales y Tribales para la Resiliencia de la Red Eléctrica, y una oportunidad sinigual para que promotores de energías renovables accedan a financiamiento mediante la Oficina del Programa de Préstamos del DOE para proyectos locales en el marco del programa de Reinversión en Infraestructuras Energéticas.

Superando barreras 

Berríos Portela hizo hincapié en que, para agravar demoras en la recuperación de la isla, suelen contarse los años desde que María dañó el sistema de eléctrico de Puerto Rico; sin embargo, observó que los fondos asignados desde aquel entonces para la reconstrucción del sistema no estuvieron inmediatamente disponibles, que empezaron a ingresar fondos hacia finales del año 2020 y que continuarán llegando, ya que «son reembolsos que se van recibiendo según se va gastando».

En estos últimos tres años, Puerto Rico pasó completamente sumergido en lograr que hubiera el acceso a los fondos, ejecutando los primeros proyectos y sometiéndolos uno a uno para su aprobación durante el 2021. Fue un camino con dedicación el que permitió que los fondos empiecen a correr.

Por ello, en medio de los desafíos y las expectativas, Francisco Berríos Portela señaló que este «es un momento histórico para Puerto Rico». La inyección de fondos y los programas de incentivos están acelerando la implementación de proyectos de energía renovable en la isla. «Tener ese empuje adicional permitirá que la industria pueda moverse más rápido todavía», afirmó.

Berríos Portela subrayó que a pesar de los obstáculos como la disponibilidad de equipos y materiales, la implementación de programas de financiamiento está impulsando la rueda de la industria renovable en Puerto Rico.

«El dinero llegó. El dinero está repartiéndose ahora en estos programas de incentivo y todavía quedan otras oportunidades que estamos trabajando y que se van a continuar anunciando», concluyó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *