Fondos Buitre ganan pulseada a la AEE: ¿Qué opciones quedan para evitar el colapso energético en Puerto Rico?

Ramón Luis Nieves Pérez, expresidente del comité de energía y recursos hídricos del Senado de Puerto Rico, compartió su análisis tras la decisión del tribunal de apelación que deja en jaque a la empresa estatal.

La Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Primer Circuito dictó que los bonistas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) tienen derecho a que se les repague la deuda por completo y para hacerlo podrán cobrar de los ingresos netos de la AEE.

“Sostenemos que estos tenedores de bonos tienen un derecho sin recurso sobre el patrimonio de la AEE por el monto principal de los bonos, más los intereses vencidos. También sostenemos que este reclamo está garantizado por los Ingresos Netos de la AEE, según se define ese término en el acuerdo de bonos subyacente, y por gravámenes sobre ciertos fondos creados por ese acuerdo de bonos”, inicia la exposición del juez William J. Kayatta, en la sentencia que cuenta con 66 fojas.

Aquello difiere de la decisión original tomada por la jueza Laura Taylor Swain, quien había decidido limitar el reclamo de los bonistas a unas cantidades menores obrantes en ciertos fondos de la AEE.

Tras haber revisado el expediente, desde la Corte federal también revocaron el día de ayer al tribunal federal que está trabajando en el caso de la quiebra de la AEE, bajo el Título III de PROMESA.

¿Qué es lo que va a pasar ahora? En conversación con Energía Estratégica, el abogado y consultor energético, Ramón Luis Nieves Pérez, quien fue senador de Puerto Rico por el periodo 2013-2017 y presidente del Comité de Energía y recursos hídricos del Senado, advirtió:

“Inicialmente, esta decisión pondría en jaque el plan de ajuste de la deuda que estaba hasta ayer bajo la consideración de la jueza Swain. Luego hay que ver cuáles van a ser las movidas de los los fondos buitres que están litigando este tema también ante el Tribunal Federal. Y ver qué va a hacer la Junta de Supervisión Fiscal, que obviamente tiene distintas opciones, pero eventualmente puede optar por la opción de llevar este caso al Tribunal Supremo de los Estados Unidos”.

En el último caso, es importante señalar que el Tribunal Supremo de Estados Unidos no está obligado a ver todos los casos que les someten; según explicó Nieves, ellos escogen discrecionalmente los casos sobre los que van a expresarse. Si por ejemplo, ellos escogieran no ver este caso, la decisión de la Corte de Apelaciones se mantiene y eso trastocaría todo el andamiaje en el que se ha discutido el tema de la deuda de Puerto Rico hasta este momento.

“Si esta decisión se mantiene así y el Tribunal Supremo no la revisa, pues le da más fuerza a los fondos buitres para exigir que el ajuste de la deuda no sea de la cantidad que ya la Junta de Supervisión Fiscal y el Tribunal más o menos han establecido en menos de 3.000 millones de dólares. Ahora, el recobro podría ser mucho mayor para los bonistas y eso pues es una decisión que implica champán para los bonistas y un desastre para el pueblo de Puerto Rico”, advirtió Nieves.

De esta manera, el puertorriqueño vería reflejado en su tarifa eléctrica durante unos 30 años, una partida dirigida a un fondo de repago de la deuda de los bonistas que se está reestructurando. En simples palabras: a mayor repago de la deuda, más aumentos en las tarifas de electricidad.

Para evitar que los números de la AEE sigan en rojo y poder asegurar la sostenibilidad del sector energético, ¿qué alternativas hay para evitar el colapso energético de Puerto Rico? Desde la perspectiva de el abogado consultado los desembolsos de fondos federales para la restauración de Puerto Rico dan margen a el fortalecimiento de infraestructura crítica, pero se requeriría más inversión.

“Ahora mismo, los recursos para reconstruir el sistema eléctrico provienen únicamente de los fondos federales de Estados Unidos concedidos para Puerto Rico luego del paso del huracán María en el 2017.

El gobierno de Estados Unidos le asignó a Puerto Rico más de 10.000 millones de dólares para la reconstrucción del sistema, pero más allá de eso no hay fondos adicionales para reparar nada.

En su día, cuando la autoridad energética salga de la quiebra, una de las condiciones que tiene que ejecutar es acudir nuevamente al mercado de bonos para pedir prestado, y obviamente en este caso pedir prestado no para botar el dinero como ocurrió en el pasado, sino que tiene que ir a coger prestado para suplementar el dinero que se necesita para la reconstrucción del sistema”, consideró el expresidente del comité de energía y recursos hídricos del Senado.

En estas instancias, las inversiones de energías renovables no estarían en peligro. Según comentó Nieves, las centrales de generación renovable de gran escala aún no reciben un impacto directo de esta medida, ya que no habría riesgo inmediato de que se corte la cadena de pagos a las generadoras.

Ahora bien, la certidumbre para nuevas inversiones como aquellas que se están enmarcando el los procesos de Solicitudes de Propuestas (RFP) que ya transitan su tercer tramo, sí requerirían estabilidad del off-taker para minimizar riesgos y asegurar mejores condiciones de bancabilidad para sus proyectos a largo plazo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *