El jueves de la semana pasada, la Comisión Nacional de Energía (CNE) dio a conocer los resultados de la presentación de propuestas para la Licitación de Suministro 2021.

Se reveló que en total están compitiendo 29 empresas (ver acta), entre las que se encuentran Enel, Acciona, Altas, Colbún y Canadian Solar.

A niveles comparativos, esta convocatoria se muestra más prometedora que la exitosa subasta del 2017.

En aquel momento se habían presentado ofertas por 9 veces la cantidad de energía licitada (20.700 GWh/año postulados frente a los 2.200 GWh/año subastados) y el precio promedio de adjudicación fue de 32,7 dólares por MWh (la más baja fue de 21,48 dólares por MWh).

Pero en esa licitación participaron 24 empresas; ahora están compitiendo 29 compañías.

En una entrevista para Energía Estratégica, Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA A.G.), analiza este suceso.

¿Cuál es su opinión respecto al volumen de ofertas presentado en la Licitación de Suministro?

Las 29 ofertas que fueron presentadas ayer en el marco de la licitación de suministro para distribuidoras es una muy buena noticia para todos.

Por una parte, da cuenta de una licitación que debería ser competitiva y, por consiguiente, beneficiar a los consumidores finales. Por otro lado, es una clara demostración del interés de las empresas por el mercado de los clientes regulados que son abastecidos por las concesionarias de distribución.

¿Cree que para esta subasta estarán participando ofertas de tecnologías limpias de base, como la CSP o proyectos de fuentes variables gestionadas con baterías?

Deberemos esperar a que se abran las ofertas para poder responder esa consulta. Por cierto, creo que sería muy bueno que esas tecnologías participaran, aunque en el marco de la metodología de adjudicación de estas licitaciones, en que la principal variable es el precio, hemos visto que algunas de las tecnologías como las señaladas, resultan ser menos competitivas.

Como referente gremial de las energías renovables, ¿qué sensación le deja encontrar semejante apetito por estas fuentes de energía en Chile?

Nos anima a seguir trabajando para lograr un marco regulatorio que habilite la transición energética a energías limpias, lo más rápido que sea posible, manteniendo las exigencias de seguridad y calidad de suministro que exige la regulación.

Estamos seguros de que, en un plazo de menos de 10 años, las fuentes que compondrán la mayoría de la generación eléctrica en Chile serán de origen ERNC, ofreciéndole al país la posibilidad de, no solamente cumplir con sus compromisos climáticos de reducción de emisiones, sino que también excederlos.