En noviembre del año pasado, se realizó la primera ‘Mesa de Trabajo de Biogás’. Allí participaron distintos actores de la cadena de valor del biogás junto a funcionarios del Ministerio de Energía y Minería, como Maximiliano Morrone, Director Nacional de Promoción de Energías Renovables, del Ministerio de Agroindustria, como Nestor Roulet, quien es secretario de Agregado de Valor, y referentes del proyecto PROBIOMASA.

La cita sirvió para establecer lineamientos para empezar a pensar en un verdadero desarrollo de centrales de energía renovable a partir del biogás en la Argentina. A partir de allí, destacados actores del sector comenzaron a trabajar periódicamente con técnicos del proyecto PROBIOMASA para darle impulso al sector.

Consecuentemente, se llevaron a cabo algunas reuniones informales, donde funcionarios visitaron las pocas plantas adjudicadas en la Ronda 1 del Programa RenovAr.

En concreto, la Subsecretaría de Energías Renovables que comanda Sebastián Kind le solicitó a este equipo de trabajo que les acerquen una propuesta. Así fue que surgió la carta (descargar) elaborada por tecnólogos, productores agropecuarios, inversores, analistas de proyectos, que fue enviada el pasado 10 de abril al Ministerio de Energía y a la cual Energía Estratégica tuvo acceso.

En principio, proponen un mecanismo para celebrar contratos de compra de energía (PPA, por sus siglas en inglés) de proyectos hasta 7 MW pero no con modalidad de licitaciones, como instrumentará finalmente la cartera de Energía, sino uno de “ventanilla permanente”.

Lea también: «Firmas de contratos: Bioeléctrica venderá energía a partir de biogás a la red nacional»

Es decir, solicitan que con criterios establecidos de antemano, como por ejemplo el de un precio máximo por MWh, se permita la presentación de proyectos en cualquier tramo del año, sin tener que esperar un llamado licitatorio.

Justifican: “dado que aún no existe un mercado de biogás, consideramos necesario promoverlo disminuyendo los riesgos a los desarrolladores para que estén dispuestos a avanzar en un proyecto que no es su parte de su actividad principal”.

En el escrito manifiestan que será conveniente separar los proyectos que puedan presentarse según su escala. Se pide que los “rellenos sanitarios” queden excluidos en este mecanismo, encuadrándose en otro esquema específico separados de aquellos sistemas que para producir biogás utilizan un Reactor Anaeróbico.

En cuanto a éstos últimos, indican que podría establecerse una primera serie de emprendimientos menores a 500 KW; otra que comprenda desde 500 KW a 1 MW y otra a partir del MW hasta los 7 MW. Y en cada una de las cuales el precio por MWh a remunerar varíe.

En la misiva proponen una fórmula polinómica para ello. Se compone por “una parte fija que remunera el capital y una parte variable que depende del combustible biomásico”, con la cual “obtener una rentabilidad razonable” que permita el impulso del sector.

Según sus cálculos, el precio por MWh de referencia debería rondar los 262 dólares el MWh para plantas superiores al MW; además del otorgamiento de beneficios que fija la Ley 27.191 y el Programa RenovAr, como los factores de “Incentivo Anual” (para premiar aquellos proyectos que entran en Habilitación Comercial con anticipación) y el de “Ajuste Anual”. Ambos incrementan la tarifa en un 20 por ciento aproximadamente.

Para avanzar en estas negociaciones, desarrolladores de proyectos del universo del biogás esperan mantener una reunión con funcionarios del Ministerio de Energía entre este y el próximo mes, antes de que se publique el Pliego de Bases y Condiciones que analiza dar a conocer la cartera para lanzar una licitación específicas para bioenergías. Según trascendió, la compulsa tendría lugar entre septiembre y octubre de este año.

La ecuación de cálculo

La fórmula que proponen los actores de la cadena de valor del biogás está sostenida sobre el precio del maíz, cultivo que los desarrolladores de proyectos consideran como modelo para que se motoricen la construcción de proyectos.

“Será problema de cada empresas decidir que sustrato utiliza”, confía a Energía Estratégica una fuente que trabajó en estas propuestas.

“Lo que se analizó es que es muy poco probable poder contar con varios proyectos en la Argentina que tengan residuos disponibles a costo «0» para poder generar 500, 1000 o más kwh. Por este motivo es que se consideró al Forraje (silaje de maíz) como el sustrato principal. Después cada Central podrá decidir que utilizar en base a la disponibilidad de recurso”, completa.

Asimismo, agrega que en la Argentina hay un solo tambo con vacas estabuladas con capacidad de generar 1 MW. Cuenta que no existen feedlot en piso de hormigón, y que para producir 1 MW la inversión en corrales es de 3 millones de dólares.

Lea también: «La clave para una próxima licitación de renovables: diversificar precios del biogás según aprovechamiento de la materia prima»

Además, explica que “granjas de cerdos de con más de 2000 madres de ciclo cerrado hay menos de 20 en el país y con esa cantidad de vientres se puede pensar en generar alrededor de 200 KW, respecto a los residuos agroindustriales (ejemplo residuos cluster semillas) hay que transportarlos y hoy no tienen costo (pero podrían tener como sucede con la biomasa seca)”.

“Por todo esto fue que se decidió utilizar el Silaje como el indicador para el costo de inversión y el costo operativo de la Central”, argumenta.

También distingue que la utilización de residuos y/o efluentes, si bien reducen el costo del sustrato, en algunos casos aumentan el costo de inversión inicial y/o de operación.

“En base al estudio realizado sobre diferentes tipologías de centrales de biogás, consideramos que en una primera instancia, el criterio propuesto es el que mejor se adecua para garantizar la implementación de todos los tipos de centrales de biogás, sin discriminar por tipo de sustrato, premiando así a aquellas centrales que den utilización a sustratos residuales”, remata.

Y agrega: “por otra parte la posibilidad de producir la biomasa da certidumbre a 20 años, si la Central funciona con residuos depende de otra producción que puede estar atada a coyunturas. Por este motivo muchos proyectos de BIOMASA SECA no se animan a firmar 20 años de Contrato con CAMMESA”.

La fórmula se constituye:

Precio MWh= (PM * RG) + V.F] * (1+t)

Donde:

PM=Precio de maíz promedio del último año previo a la definición del valor del MWh publicado por el Ministerio de Agroindustria (DIMEAGRO)

RG=es la relación materia verde vs grano (Fuente INTA). Se decidió utilizar un valor fijo de 0,63

V.F.=valor fijo que contempla el recupero del costo capital, costo de operación y mantenimiento, acondicionamiento de materia prima, gastos administrativos y de depreciación, transporte de materia prima

t= valor que incluye los impuestos municipales, provinciales y nacionales

LA FORMÚLA NO INCLUYE EL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

En números concretos (de plantas mayores a 1 MW):

Precio MWh = [(142 * 0,63) + 160] * (1+0,0525)

Precio MWh (USD) = 262

El valor fijo para centrales de menos de 0,5 MW resulta de USD/MWh 200, para centrales de 0,5 y menos de 1 MW el valor fijo resulta de USD/MWh 180 y para centrales de 1 MW o más el valor fijo resulta de USD/MWh 160. Estos valores se obtuvieron a partir del análisis de diferentes casos de estudio.