«Los principios y valores del cooperativismo son la herramienta indispensable para construir proyectos a largo plazo», reza la declaración institucional de FACE con motivo de su 80º aniversario.

Este concepto fue retomado en el panel de Secretarios de Energía ayer, durante el XIX Congreso Nacional de FACE. Evento al que asistieron representantes de cooperativas de 14 provincias argentinas.

Veronica Geese, secretaria de Estado de la Energía de la provincia de Santa Fe, indicó que es necesario ampliar las voces del federalismo.

«Quiero ver un Gobierno más federal, porque hasta hoy hemos sido tenidos poco en cuenta. El sector cooperativo es el que puede hacer valer la voz del federalismo mucho más fuerte sin entrar en política».

Por su parte, el gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz, revalorizó su rol para nivelar al sector: «estamos convencidos que el rol del estado, el rol de la economía social, de las PyMEs y del movimiento cooperativo es fundamental. Somos aliados estratégicos para balancear el peso y el poder de los grandes grupos económicos que también son fundamentales en el mundo de la energía».

Jorge González, secretario de Energía y presidente de Enersa, durante su intervención agregó que «es clave la participación del cooperativismo eventual plan nacional, porque las cooperativas tienen relaciones con aquellos usuarios más postergados que exigen prioridad».

«Cuando el presidente electo dijo que va a federalizar el Gobierno y trabajar con cada uno de los gobernadores provinciales, se vuelve estratégico que para tratar la federalización de la energía participen las cooperativas para que esta llegue a los sectores más lejanos».

A aquello agregó que le tocó participar en algunas mesas del PJ donde se debatió sobre energía y allí planteó la necesidad de un plan de electrificación rural a largo plazo, donde se contemplen fondos no solo de la provincia sino también un fondo nacional o créditos incluso internacionales.

«Si queremos equidad social donde el trabajador rural pueda permanecer en su lugar y gozar de todos los servicios, evidentemente será necesario no sólo pensar la infraestructura sino también cubrirlas con inversiones y financiamiento genuinos», concluyó.

Respecto a los desafíos a futuro. Veronica Geese precisó que un gran camino a seguir es el de instalar medidas de eficiencia energética que atraviesen a todos los actores.

«Tratar de hacer algún programa sin saber a cuánto va estar el dólar, a cuánto se va la inflación y si las tarifas van a estar congeladas o no, eso es hacer `futurología´. La demanda y oferta energética no debemos involucrar más por lo que un gran tema que se puede trabajar en conjunto es la eficiencia energética. Eso influye en todo cálculo de obras, para no construir infraestructura ociosa tanto para la electricidad como para el gas».

«Más allá de la competitividad que te pueda dar la eficiencia energética a una industria en particular nos hace más competitivos como sociedad porque además del  menor impacto ambiental que tiene, tiene un impacto económico que permite a la gente distribuir su recurso».

Adicionalmente, sobre lo que será el camino que tomará la política energética nacional, la funcionaria invitó al debate de las alternativas antes de tomar decisiones que atravesarán al país no sólo en materia energética y económica.

«Tenemos que discutir para dónde vamos como país: qué vamos a hacer con Vaca Muerta, de dónde salen los recursos para ese desarrollo, a quién favorece y a quién no, entre otras».