El pasado 12 de noviembre, la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE) cumplió 76 años de vida.

Ese día de 1939, en el salón de actos del Museo Social Argentino, en la calle Viamonte 1435, Ciudad de Buenos Aires, se reunieron delegados representantes de las cooperativas de Ceres, Las Flores, Tres Arroyos, Olavarría, Río Tercero, General Uriburu, Laboulaye, Lanús, Pergamino, Rufino, San Antonio de Areco, Pérez, Lomas de Zamora, Paz, Villa Diego, Neuquén, Necochea, Rosario, Maipú, Concordia, Almirante Brown, Comodoro Rivadavia, Villa del Dique, Hernando, San Jorge, Corral de Bustos, Canals y Bahía Blanca.

Al cabo de un arduo debate decidieron conformar una federación para potenciar en la unidad las reivindicaciones de cada entidad.

Entre los objetivos asumidos por FACE, y plasmados en su estatuto fundacional, figuraban:

–Propender a la constitución de cooperativas de electricidad en todo el país, mediante la propaganda encaminada para tal fin y como medio de solucionar el problema de la provisión económica y de energía eléctrica.

–Procurar la asociación del Estado nacional, las provincias y las municipalidades con las cooperativas de electricidad.

– Gestionar de los poderes públicos la sanción de una legislación que facilitase la creación de organismos cooperativos productores o distribuidores de electricidad y tendiese a consolidar los existentes.

– Constituir un cuerpo de colaboradores especializados en asuntos eléctricos, económicos y jurídicos para asesoramiento de las cooperativas eléctricas y para propender a que las mismas adopten las mejores normas técnicas y administrativas y cumplan estrictamente las leyes.

– Asociarse a otras federaciones similares, organizar congresos de cooperativas y participar en los que otras entidades afines organicen y circunstancialmente colaborar o aceptar la colaboración de entidades de acción similar.

– Contribuir en la medida de sus posibilidades a la consolidación de las cooperativas existentes y de las que se constituyan.

– Propender a la educación económica y capacitación cooperativa y técnica de los asociados y, especialmente, del personal de las cooperativas mediante la organización de cursos por correspondencia, publicaciones y reuniones del personal técnico y obrero.

– Realizar gestiones ante los poderes públicos hasta obtener la implantación de la enseñanza cooperativa en las escuelas primarias, secundarias y superiores del país.