Los calefones solares térmicos son una gran alternativa para sitios donde el gas de red no llega, ya que se torna muy competitivo frente al GLP (gas de garrafa). Pero también son una buena opción para el ahorro en la tarifa de gas, siendo que estos equipos pueden reemplazar hasta el 70% del consumo de agua caliente de un hogar.

Gastón Bilhere, titular de VETAK, una de las empresas nacionales que fabrican calefones solares, asegura que “estos equipos, en general, pueden amortizarse entre los 3 a los 5 años, dependiendo del lugar de Argentina donde nos ubiquemos”.

En diálogo con Energía Estratégica, el empresario comenta que las consultas van en incremento, pero no se terminan concretando.

“El costo de un calefón solar es similar que al de un televisor plasma, con la diferencia que para comprar el televisor hay financiamiento, en cambio, para nuestra actividad, no”, indica.

Al respecto, enfatiza: “necesitamos de una fuente de crédito que fomente nuestra actividad”.

El titular de VETAK recuerda que a mediados del 2018 el Banco Nación lanzó una línea de financiamiento específica para la compra de equipos nacionales que otorgaba créditos de hasta 25 cuotas sin interés. “Pero lo discontinuaron”, se queja.

“No duró más de 5 meses y lo dieron de baja. Una lástima porque ese tipo de herramientas financieras son las que necesitamos como para poder motivar la actividad”, lamenta Bilhere.

CAFEEST, la cámara que nuclea a los fabricantes y proveedores de equipos solares térmicos, se reunió con funcionarios de la Secretaría de Energía a poco de que asumió Alberto Fernández a la presidencia argentina (10 de diciembre). Sin embargo, no hubo compromisos por parte del Ejecutivo.

“Somos conscientes que el Gobierno asumió hace apenas dos meses pero esperamos que puedan ponerse a trabajar en el incentivo de esta actividad tan importante para el país”, manifiesta Bilhere.

Proyecto Verasay

Consultado sobre el proyecto de Ley que presentó la senadora Pamela Verasay de incentivo a la energía solar térmica, Bilhere destaca su apoyo y comenta que los fabricantes están en contacto con la legisladora para reflotarlo.

“Estamos viendo de qué forma se puede volver a presentar el proyecto, realizándole algunos cambio, pero aprovechando todo lo que ya se hizo”, asegura.