Mediante una plenaria, en la que participaron representantes de las comisiones de energía y combustibles, presupuesto y hacienda, y de la Secretaría de Energía, se aprobó el proyecto de ley “Promoción para las pequeñas y medianas empresas fabricantes de aerogeneradores para la industria de la energía eólica”, impulsado por legisladores del Frente para la Victoria (FpV).

Lo llamativo es que la reunión se organizó exclusivamente para este tratamiento. Al ser impulsada el oficialismo, que cuenta con mayoría en la cámara baja, se estima que antes de fin de año pueda obtener media sanción en Diputados.

El documento plantea otorgar beneficios a empresas Micro, Pequeña y Mediana que apunten a la “creación, diseño, desarrollo, producción, certificación y puesta a punto de aerogeneradores de baja, mediana y alta potencia. También se incluirán las actividades de fabricación de insumos destinados exclusivamente a la construcción de aerogeneradores”. No obstante, fabricantes de aerogeneradores de media y baja potencia plantean críticas a la medida.

Convertir en un bono de crédito fiscal intransferible hasta el sesenta por ciento (60%) de las contribuciones patronales que hayan efectivamente pagado sobre la nómina salarial total de la empresa con destino a los sistemas y subsistemas de seguridad social”, es uno de los aspectos del proyecto. Sobre esto, los productores señalan que de las 15 fábricas radicadas en el país, solo 2 o 3 cuentan con un número de empleados considerable como para favorecerse con la medida.

Asimismo, documento apunta a que el Banco de la Nación Argentina otorgue créditos a tasa subsidiada provenientes de “partidas específicas asignadas en el Presupuesto Nacional”. Sobre este punto, Héctor Cobelo, titular de ST Charger, dice a energiaestrategica.com que la intención no es mala, pero que el financiamiento debe orientarse a los consumidores y no a los productores.

El crédito debe ser para los consumidores, para que a bajas tasas puedan comprar equipos y les sea redituable”, observa. Explica que este tipo de medida debe estar acompañada con una Ley de Generación Distribuida. Además, agrega que de ese modo el estado estaría dando apoyo promocional a esta tecnología.

Otro de los aspectos fuertes es el de “importaciones de productos indispensables para la actividad que realicen los sujetos que adhieran al presente régimen de promoción quedan excluidas de cualquier tipo de restricción presente o futura”.

Sobre esto, Cobelo indica que el punto es positivo siempre y cuando sea aplicado en rigor para importar productos necesarios que no se fabriquen en el país. Cuenta que los fabricantes de aerogeneradores de media y baja potencia trabajan con un alto porcentaje de integración nacional y que es importante no poner a competir su producción con la de la industria internacional.