Nicolás Eliaschev es abogado por la Universidad de Buenos Aires y cuenta con una maestría en políticas públicas de la London School of Economics. Actualmente forma parte, como socio a cargo de los Departamentos de Energía y Recursos Naturales y de Derecho Administrativo, de la compañía Tavarone, Rovelli, Salim & Miani.

Consultado por energiaestrategica.com al respecto de si es conveniente o no que nuestro país extienda el contrato de PPA de 15 a 20 años, el experto señala: “como consultor general opino que tenemos que aprender de las experiencias de Uruguay. Allí los contratos son a 20 años y además se mantiene un valor en dólares constante porque prevén algún tipo de cláusulas de actualización”. “Son dos aspectos muy positivos que ha implementado Uruguay”, observa.

Si bien considera que el plazo contractual de 15 años establecido por la compañía que regentea el mercado mayorista eléctrico, Cammesa, es “bueno”, indica que “20 años es mejor”.

Cuando se prolonga el plazo también se prolonga la certeza que vos tenés del precio que vas a cobrar y estás dándole al proyecto una posibilidad mayor de reintegrar la inversión, e incluso de tener una ganancia final. Más plazo es más estabilidad, más seguridad y por lo tanto incentivo en inversiones”, subraya.

Consultado sobre las probabilidades de que un cambio de dirección política tome una medida en este sentido, el especialista opina: “Yo creo que todos los candidatos a presidente tienen en claro que las energías renovables será un elemento importante dentro de la matriz energética argentina y todos entienden esa relevancia. Algunos tendrán propuestas más detalladas que otros pero es un concepto que yo creo que todos tienen presente. Sobre todo en lo que respecta a la energía eólica que es la que más rápidamente puede ser instalada, pudiendo tener en el corto plazo un rol muy importante en nuestro país para lograr la meta de seguridad energética”.

Vale destacar que, tal como reveló ayer este medio según un informe del sector, en nuestro país para que sea rentable un proyecto eólico el precio por MWh oscila los 120 dólares, más allá de excepciones. En cambio en Uruguay y Brasil 70 dólares el MWh se torna un valor razonable. Claro está que no sólo una extensión en el margen de contratos haría magia en precios de rentabilidad, pero sí, como expresa Eliaschev significaría seducir inversiones.