Los procesos de extracción y producción de gas, petróleo y energía atraviesan una fuerte discusión internacional de cómo convertir las inversiones en una economía “climáticamente inteligente”. Piden que para la Patagonia, el reservorio natural más importante del país, el foco de la llegada de capitales extranjeros para los renovables sea a través de asociaciones público-privadas.

Rodolfo Tarraubella, coordinador de la Secretaría de Sustentabilidad y Finanzas Climáticas de la agencia de Naciones Unidas CIFAL Argentina dialogó con La Tecla Patagonia y explicó que para posicionar las energías renovables “estaría muy bueno hacer asociaciones público-privadas para desarrollar estos proyectos”.

“El montaje de lo que hay que hacer es complicado, pero la administración no lo es tanto, se encuentra muy automatizado. El estado haciendo acuerdos con empresas del exterior, que están ávidas de incorporarse, puede lograr financiar las iniciativas. Así el Estado se queda con un pedazo del proyecto y el crédito para hacerlo lo paga la misma producción. La Ley de Energía renovable impide a las provincias cobrar regalías y esta sería una forma en que se queden con una parte importante de las ganancias”, expresó el especialista.

En ese sentido, Tarraubella valoró como un gesto muy positivo que Neuquén haya adherido a la agenda 2030 de la Naciones Unidas: “Es muy bueno el paso porque se monitorea todo por los objetivos de los Objetivos de Desarrollo Sustentable. Después habrá que tener la decisión política no sólo de Neuquén sino de todas las provincias de ratificar la decisión de querer ser parte de la inversión y producción de las energías renovables”, precisó.

Asimismo, y en el marco de la discusión sobre las Finanzas Climáticas, el Coordinador de la CIFAL mencionó la necesidad de mejorar los sistema de distribución de energía: “hay que cambiar las líneas de alta tensión de toda la región, porque se incorpore la producción eólica no dará a abasto”, en referencia al programa RenovAR, llevado a cabo por el Ministerio de Energía el año pasado. Y pidió como tareas complementarias: “tener una mejor eficiencia y mayor tecnología en todo lo que hace al tratamiento del petróleo y las aguas residuales. Por ultimo, se necesita un trabajo muy fuerte en la eficiencia energética de ciudades, edificios e industrias”.

Fuente: La Tecla Patagonia.