El mundo está pensando como reemplazar a las naftas y gasoil en las próximas décadas una vez que los pozos petroleros hayan agotado sus recursos. Si bien ahora este rubro atraviesa una revolución productiva por la explotación de hidrocarburos no convencionales, ya no quedan dudas que cada vez falta menos para que las energías renovables estén en el centro de la escena energética.

El Dr. Juan Carlos Bolcich, presidente de la Asociación Argentina de Hidrógeno (AAH2) expresó a surtidores.com.ar que la industria automotriz está desarrollando nuevos automóviles capaces de funcionar sólo con hidrógeno, un combustible extraído a partir de un proceso químico del agua, abundante e inagotable, que no genera contaminación al medio ambiente.

Días atrás, Toyota anunció la creación de un modelo impulsado 100 por ciento con hidrógeno, el FCV, que se comercializará en el mundo a partir de abril del 2015, en primera instancia en Japón. La compañía nipona diseñó un motor eléctrico que logra cero emisiones, que solo despide vapor de agua por un escape y podrá acelerar de 0 a 96 km/h en 10 segundos. Además la batería presenta un rango de autonomía de 480 km, superior a las alternativas existentes en el mercado. En la misma línea avanzan sus competidora Honda, Mercedes Benz y BMW.

En Argentina, mientras tanto, en Pico Truncado, Santa Cruz, en poco tiempo se inaugurará una boca de expendio que mezclará GNC con un 20 por ciento de hidrógeno, anuncia Bolcich. Será la primera experiencia en el mundo de este tipo. Fue construida en un 80 por ciento con insumos nacionales.

El especialista en la materia, recientemente llegado de un congreso internacional en Europa, sostuvo que a pesar de que los kits de inyección que colocan los talleres nacionales son aptos para consumir esta fusión de gases, para completar el circuito será necesaria una nueva certificación.

La propuesta de combinar GNC con Hidrógeno Bolcich analiza que podría extenderse a otros países de Latinoamérica, como Perú, Bolivia y Brasil, además de Pakistán e India, plazas que ya cuentan con infraestructura de GNC. “Este es un proyecto que va a funcionar”, se esperanza el experto. Las estaciones de carga, en consecuencia, tendrán que adaptarse a las modificaciones tecnológicas.