Carlos Badano hace décadas que está insertado en el mundo de la energía eólica. Es miembro de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE) y titular de la consultora Saint Vincent.

A fines de septiembre se llevó a cabo la Feria Internacional eólica más importante del mundo: Wind Energy Hamburg, en Alemania. Allí, alrededor de 1.400 expositores presentaron sus productos y servicios en nueve pabellones ante empresas líderes, expertos y responsables políticos. Era la novena vez que Badano concurría a este evento y la primera en la que disertaría.

Bajo la ponencia titulada “Situación Energías Renovables en Argentina”, el experto dio un panorama completo sobre la situación Argentina en materia de energía eólica, donde el 70 por ciento del territorio es explotable, y dio cuenta del montaje del primer parque eólico en Uruguay “Nuevo Manantial”, que a cargo del especialista se construyó e inaugurado en el 2008.

“La capacidad eólica instalada mundial es de 434 GW y que potencial eólico argentino Onshore (en tierra) es de 2.000 GW; es decir, una relación del       21,7 por ciento”, calcula sobre el potencial eólico argentino Badano, en diálogo con energiaestrategica.com.

Lea también: «Carlos Badano: “en Argentina no se considera el costo ambiental de la tarifa eléctrica”»

El consultor señala que buena parte de ese capital eólico debería complementarse con la energía de presas hidroeléctrica, por la complementación natural de los recursos.

“Está comprobado que cuando hay viento no hay agua y cuando el embalse no se llena está la presencia del viento, es una ley que se sigue manteniendo con sus excepciones pero generalmente es así”, asegura Badano y remarca: “Hay muchos emprendimientos hidroeléctricos existentes que se podrían repotenciar con energía eólica”.

Caso paradigmático podría ser la región de Comahue1, que aporta aproximadamente el 20 por ciento de la energía consumida en la Argentina a través de las represas El Chocón/Cerros Colorados, Alicurá, Piedra del Águila y Pichi Picún Leufú, erigidas sobre los ríos Limay y Neuquén en el norte de la Patagonia.

“Con plantas de bombeos alimentadas desde parques eólicos, se utilizaría la performance de los aprovechamientos hidroeléctricos, porque se bombea agua de abajo hacia arriba y si el aprovechamiento hidroeléctrico tiene un rendimiento del 40 por ciento lo llevas al 80 por ciento, calculando a grandes rasgos”, indica Badano al tiempo que se lamenta que se haya adjudicado un sólo parque eólico en la Provincia de Neuquén.

Asimismo, plantea que deberían erigirse presas en zonas propicias para el montaje de parques eólicos. En ese sentido, establece una crítica sobre la Ley de Energías Renovables 27.191 que sólo otorga beneficios para proyectos hidroeléctricos menores a 50 MW.

Lea también: “Combinar energía eólica con hidroeléctrica como alternativa para combatir la intermitencia”

Para Badano, la complementariedad del montaje de parques eólicos en inmediaciones de represas es una combinación perfecta: “Se estaría resolviendo el respaldo de la intermitencia de la energía eólica”, por un lado, y, por otro, evitar grandes inversiones en el despacho de la energía generada. Explica que las centrales hidroeléctricas están conectadas al Sistema Interconectado en redes de extra Alta Tensión considerando una capacidad de despacho superior a la que realmente se genera, por lo que este sistema híbrido podría ser tolerado por las redes.

“Estos proyectos se pueden planificar a mediano y largo plazo en paralelo con los otros proyectos renovables ya licitados (mediante el Programa RenovAr)”, cierra el consultor al tiempo que asegura que “casos de las centrales de bombeo sobran en el mundo y funcionan a la perfección”.