Exministro Castillo analiza qué «preocupa» y qué «agrada» de la política energética en Ecuador

Un análisis puntilloso sobre la definición de subastas ecuatorianas, la planificación del sector eléctrico a largo plazo y las aperturas a la inversión privada con proyectos renovables.


Donald Castillo Graham, exministro de Energía y Minas (1991) quien también se desempeñó en otras funciones públicas como subsecretario de Electrificación (1989) e interventor de la Corporación Nacional de Electricidad (2020) compartió su testimonio exclusivo con Energía Estratégica

“Estoy un poco preocupado indudablemente por cómo se maneja el sector eléctrico ecuatoriano”, introdujo el ingeniero Castillo a este medio. 

Según desarrolló el exfuncionario no se puede pasar por alto que la actual administración de gobierno omitió la producción de un nuevo Plan Maestro de Electrificación que debe realizarse año a año con vistas a la década entrante.  

Y si bien reconoció que al último documento de 2018 se le anexaron nuevos objetivos en 2021, cuestionó que no deja de tener como fundamento estudios previos y desactualizados del año 2017. Es decir que no se verificó el status de situación actual ni se calculó la demanda futura en base a los nuevos comportamientos de los usuarios; lo que podría haber redefinido el horizonte distinto en lo que respecta a obras de expansión en generación, distribución y transmisión eléctrica. 

“El último plan indica que necesitamos más de 12 mil millones de dólares para garantizar aquella expansión”, subrayó. 

Para correr con aquella inversión, valoró como positivo que el Estado, a través de los decretos ejecutivos 238 y 239 de octubre del año pasado, haya convocado al sector privado con el propósito de que participen a través de mecanismos que se denominan Procesos Públicos de Selección (PPS) a cambio de la concesión de 20 o 25 años plazo.  

“Tenemos que tener un mecanismo de control y de regulación muy fuerte a nivel de país pero tiene que haber también competencia, desarrollo, eficiencia y responsabilidad en la entrega de un servicio de calidad y al menor costo posible para la sociedad”.

“Por eso, esperamos que efectivamente los ganadores de la concesión sean los oferentes que ofrezcan los mejores precios de potencia y energía”, deseo el exministro.

Al respecto, opinó como positivo que durante “Open Business Ecuador” se haya transparentado el catálogo de proyectos y su prioridad a través de los años, a la iniciativa privada internacional.  

Ahora bien, advirtió que la apuesta por centrales eléctricas a gas y la alimentación del tren petrolero con crudo por fuera del sistema nacional no sería una decisión muy acertada y que en su lugar habría una gran oportunidad para profundizar inversiones renovables dentro del sistema que aprovechen los recursos naturales gratuitos y tecnologías sin emisión. 

“No tenemos gas natural en suficientes cantidades para sostener una central térmica con esa fuente. Nuestras reservas son escasas. Impulsar una nueva central de 400 MW está dirigida a sufrir la demanda futura del Ecuador e importar”. 

“También, es una barbaridad que el tren petrolero vaya a operar con diesel o crudo a unos costos que superan dos y tres veces el costo que obtendrían del sistema nacional interconectado”, cuestionó. 

Y agregó: “No vamos a negar que Ecuador es un país petrolero y ahora la minería también será un rubro de mucha importancia en la economía. Pero el país no deja de ser líder en  acuicultura por la exportación de camarones y de agricultura por sus bananos, café, cacao y flores. A estos sectores también hay que atender y cuidar en su electrificación porque sino van a tener como problema la trazabilidad de la huella de carbono”.

En tal sentido mencionó como de su agrado los proyectos renovables no convencionales que se fomentarán. Cuyo plan está en marcha con un paquete de 500 MW para pequeñas centrales hidroeléctricas minis centrales y eólicas fotovoltaicas biomasa. Y que luego continuarán con proyectos específicos para acuicultura y agricultura.

“De manera inmediata se podría avanzar con 55.000 hectáreas de fincas camaroneras. Pero hasta este momento hace falta todavía que el Estado brinde la garantía soberana estatal del crédito, eso tiene que hacerlo el ministerio de finanza y economía del Ecuador y ahí está detenido este rato y no arranca”. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com