¿En qué situación se encuentra hoy la generación distribuida?

Los últimos dos años, la evolución de la generación distribuida ha sido muy impresionante. Pasamos de tener sólo 8 MW a finales del 2010, y del 2015 a hoy tenemos más de 50 MW ya instalados en generación distribuida.
En su gran mayoría es energía solar, pero también contamos con instalaciones de biomasa y mini hidroeléctricas que se están colocando en menor medida. Requieren permisos especiales, pero se están dando nuevos sistemas interesantes de energía eólica e inclusive nos han comentado que hay proyectos que quieren continuar con energía mareomotriz. La entrada de energías renovables va muy bien.

¿Hay posibilidad de ampliar el tope de la potencia permitida para la conexión de sistemas de generación distribuida?

Cuando se planteó considerar el 15% fue porque se realizó una investigación sobre lo que otros países del mundo habían hecho para poner un margen de seguridad operativa del sistema eléctrico y no poner una limitante, como algunos consideran.

En esta búsqueda de información encontramos que Estados Unidos hacia finales de los 90 había colocado un porcentaje del 15% que había sido analizado en su momento y que desencadenó en lo que hoy se conoce como la normativa de recursos energéticos distribuidos IEEE1547. Vimos otras alternativas como a nivel de cortocircuito o límites de operación térmicos. Basados en otras capacidades de diseño eléctrico se analizaron varios circuitos típicos y se encontró que para tener un margen de maniobra es necesario tener una reserva del circuito de alrededor de un 30%.  Se hicieron los análisis con el Grupo ICE y un 15% podía hacer un margen de maniobra adecuado, en caso de alguna falla.

Y se definió que cuando contemos con mayor información, se defina para cada circuito tipo, qué condiciones debe tener, y cuánto puede ser el porcentaje máximo que se pudiera requerir.

Hoy lo que estamos buscando es algún tipo de financiamiento para poder convocar expertos en este tema y hacer un análisis más global, junto a otras empresas eléctricas del país, para definir –como dije– por topología, qué condiciones evaluar y qué porcentaje de excedente se podrían manejar sin problema.

¿Está en revisión el margen del 15%?

Por el momento vamos a mantener el 15%, hasta no tener un informe hecho por expertos en el tema. Aunque ya tenemos más de 10 años de experiencia en generación distribuida, desde un plan piloto que inició en el 2008, lo que nos hace falta todavía es la información adecuada para saber cómo no perder desde el centro de control de energía la funcionalidad, la operación de la red y obviamente la calidad de servicio.

Lo que nos está preocupando en este momento es que si incrementamos el porcentaje y si se da un desperfecto en generación distribuida que pudiera afectar al resto de usuarios, cómo hacer para mitigar las consecuencias negativas que puedan darse.

¿Cómo se está trabajando en ese estudio?

La misma empresa privada nos llevó a iniciar con este proceso. Hay un grupo de empresas que proveen soluciones energías renovables qué decidieron buscar ellos mismos financiamiento. Si se logra cerrar el financiamiento podremos generar este perfil del proyecto, haciendo una contratación el próximo año para poder tener pronto los datos.

Hemos tenido un par de reuniones entre lo que es el Ministerio de Ambiente y Energía y la autoridad reguladora de los servicios públicos para definir un perfil de proyecto en conjunto con la Cámara de Generación Distribuida que es un grupo privado de empresarios.

¿Cómo se pensó la tarifa de inyección a la red parte del prosumidor?

Existe un neteo qué llamamos simple. No hay un reconocimiento económico por dar excedentes a la red. En su momento, lo que es la procuraduría general de la república definió que para que haya venta de energía se requería un cambio en la ley, debido a que el servicio público sólo lo pueden dar empresas que tengan un título habilitante.

¿Cómo se podría trabajar en el futuro para incentivar más conexiones?

Lo que pueden hacer hoy los privados es vender electricidad directamente a una empresa eléctrica, pero la única posibilidad para lograr esto es a través de concursos. El Instituto costarricense de Electricidad (ICE) define algunos temas de licitación e indica que para los próximos 10 años, por ejemplo, hay que generar tanta energía proveniente de plantas hidroeléctricas, energía solar, etc.  Pero aún no existe el modelo para que yo como privado genere en mi casa y que el excedente lo venda a la empresa eléctrica.

¿Se esperan cambios en la tarifa?

Costa Rica tiene una matriz de casi el 100% de energías renovables, por eso no hay un beneficio significativo entre cambiar energía renovable por otra energía renovable.

Hubo críticas del sector privado sobre los plazos para acceder a los certificados de conexión ¿Hay demoras?

La responsabilidad es de muchas partes. La primera de todas es que en el Decreto original que está vigente se definía un plazo de 3 meses en el que las empresas eléctricas debían publicar en el Diario Oficial de Costa Rica todos los requisitos técnicos y procedimientos para nuevos sistemas de generación distribuida. Esto es algo que aún no se ha terminado de cumplir.
Si una empresa eléctrica obliga a un usuario a un procedimiento o requisito que no está publicado debidamente esto Resulta ser algo ilegal.

Cuando no existía un interés de parte del sector privado por colocar paneles solares, sino que el gobierno a través del grupo ICE empezó a interesarse en que se inyecte generación distribuida al país y con esto diversificar la matriz, el proceso era sumamente sencillo: se firmaba un contrato con la empresa eléctrica, colocaba un sistema de energía solar y el costo de este se pagaba a través del recibo de electricidad.

¿Las trabas aparecieron más adelante?

Al aparecer los sistemas de generación distribuida privados dónde es usted quién con su propio dinero busca ahorrar, el procedimiento cambió. Aquí la empresa eléctrica tiene que dedicar ciertos funcionarios para que analicen el sistema que se quiere acoplar a la red e indicar las modificaciones que son necesarias realizar para autorizarlo.

En la nueva versión del reglamento que tenemos de generación distribuida, que esperamos publicar el próximo año, sí hemos sido claros en marcar los límites máximos para dar una respuesta al usuario, serían 60 días hábiles para tener su informe técnico que indicará porqué sí o por qué no su sistema se puede conectar a la red. Si el plazo no se cumple el usuario podría poner una denuncia.

Si el usuario recibe un no como respuesta, no puede hacer nada, pero con el nuevo reglamento, se puede tener la posibilidad de pagar por un estudio complementario donde se pueda definir una solución en conjunto con la empresa eléctrica, valorando mas aspectos técnicos de los que tiene el decreto vigente.

¿Cómo funcionan las tarifas de peaje para la distribución de energía?

Hay una tarifa de acceso para recuperar cierta cantidad de excedentes. Se ha definido un máximo de 49% – 51% energía que usted podría recuperar.  Esta nueva versión cambiaría completamente el esquema, al obtener mayor información de cómo se comportan los sistemas solares. Pensamos que en el nuevo reglamento todo este tema que ha sido muy criticado va a variar.

Para poder movilizar este decreto lo último que hace falta es que las autoridades del Ministerio de Ambiente y Energía, definan cuándo hacer la consulta pública para que todos puedan opinar sobre las medidas y un par de meses después poder publicar las nuevas condiciones que se acordaron para generación distribuida.

¿Qué se puede anticipar de este decreto?

Lo primero es que le va a dar la capacidad a las empresas eléctricas de proponer servicios al usuario. Ya no va a hacer solo el usuario quien solicite poner su sistema, sino que las empresas eléctricas podrán vender nuevos servicios además de electricidad. Estos serán por ejemplo instalar sistemas de recargas de vehículos eléctricos, monitorear el almacenamiento de energía en las casas, entre otros.

Con la incorporación de medidores inteligentes también buscamos que los usuarios puedan tener una mejor tarifa, y que esa tarifa responda a su consumo diario y no sólo cuánto consume en el año para hacerlo más accesible. Esto es muy importante para el sector industrial. De modo que ya no se vea la generación distribuida en función de reducir el consumo de energía y bajar las tarifas. Eso es lo que el decreto viene a proponer. Siempre todo esto pensando en mejorar la seguridad para el usuario al definir reglas más claras.

¿Algún otro aspecto que pueda adelantar del Decreto?

Hoy, con los sistemas de generación distribuida no aseguramos un técnico o funcionario responsable para su instalación. En este nuevo decreto, se está colocando claramente la responsabilidad de los profesionales que están promocionando estos servicios, que los están vendiendo y colocando. De allí, el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos de Costa Rica va a tener la obligación de que sus agremiados que firmen un sistema de generación distribuida, a través de un plano eléctrico o civil, adquieran responsabilidad sobre el mismo si llegara a suceder algo con aquellos sistemas de generación distribuida y estos provoquen algún problema al sistema eléctrico.

Randall Zúñiga, Director de Energía del Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica.