El 29 de noviembre de 2017 el parlamento sancionó la ley de Generación Renovable Distribuida (ver en línea) impulsada por un interbloque de diputados conformado por Juan Carlos Villalonga (Cambiemos) Luis Bardeggia (Frente Para la Victoria), Néstor Tomassi (Bloque Justicialista), Gustavo Bevilacqua, del bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina, Jorge Taboada, de Chubut Somos Todos, entre otros.

Prácticamente un año después, el Poder Ejecutivo, finalizó la legislación que la reglamenta DESCARGAR DECRETO

Es similar al borrador que difundió Energía Estratégica en julio a modo de primicia. El Decreto sería publicado en los próximos días en el boletín oficial con sus respectivos ANEXOS que le terminan de dar el contenido formal.

Entre otros motivos, se demoró el proceso para esperar que la ley sea analizada en el marco del Presupuesto 2019, en vísperas de ser analizado por el Senado de la Nación. Ya fue aprobado en Diputados, con lo cual se pueden conocer los cambios que sufrió el objetivo inicial.

«Apruébase la reglamentación de la Ley N° 27.424 y su modificatoria sobre el RÉGIMEN DE FOMENTO A LA GENERACIÓN DISTRIBUIDA DE ENERGÍA RENOVABLE INTEGRADA A
LA RED ELÉCTRICA PÚBLICA, que como Anexo I (IF-2018-50479260-APN-SSLMEN#MHA) forma parte integrante del presente decreto», establece el Decreto en su primer artículo.

Según informa el Diputado Juan Carlos Villalonga (Cambiemos) a Energía Estratégica, el Fondo Fiduciario para el Desarrollo de la Generación Distribuida (FODIS) logró conservar en el debate parlamentario los 500 millones de pesos que permitirán estimular la generación distribuida a través de distintos mecanismos de promoción.

En lo que respecta al cupo fiscal, en cambio, los legisladores bajaron a la mitad el dinero previsto para seducir a los usuarios: pasó de $200 millones originales previstos en la ley (en su momento 10 millones de dólares) a $100 millones (hoy 2.5 millones de dólares).

Estos incentivos deberán discutirse con anterioridad al 30 de junio de cada año. Un vez definidos, la Autoridad de Aplicación- la Secretaría de Energía que dirige Javier Iguacel – deberá comunicar los recursos estimados a destinar en el siguiente período.

Dado que ya culmina el año, los beneficios están previstos para 2019, en tanto, luego que se publique una resolución técnica que precisará detalles para la conexión de equipos, legales y comerciales.

Mientras tanto, las provincias estarán en condiciones de analizar la adhesión en sus legislaturas locales, aspecto vital para acceder a los incentivos económicos. Hasta ahora, la gran mayoría se pronunció a favor de adherir a la Ley 27.424, pero conservando aspectos propios, vinculados a la potestad de cada jurisdicción. Por ejemplo, respecto al tema tarifas.

1.000 megavatios al 2030

El Decreto pone como objetivo instalar equipos por 1.000 megavatios hacia 2030, es decir, en prácticamente once años. Maximiliano Morrone, Director Nacional de Promoción de las Energías Renovables, aseguró que “la cifra ya quedó chica”, considerando el interés que muestran diversos sectores de la economía interesados en apostar a estas tecnologías para reducir costos.