Uruguay es uno de los países que, en términos relativos, mejor aprovecha su recurso eólico a nivel mundial.

Según la Asociación Uruguaya de Energía Eólica (AUdEE), existen 40 parques eólicos operativos que representan 1274,2 MW. A su vez, el Gobierno avanza sobre la construcción de nuevas centrales eólicas, por lo que se espera que la potencia instalada promedie los 1500 MW el año que viene.

De acuerdo a cálculos de especialistas del sector, la matriz eléctrica uruguaya está conformada por aproximadamente por un 42 por ciento de energía hidráulica y otro 42 por ciento de eólica, además de otras fuentes de energía.

Gonzalo Casaravilla, presidente de la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE), precisó que durante el 2016 el 20 por ciento de la energía eléctrica generada fue de origen eólico, un 1 por ciento de energía fotovoltaica, un 55 por ciento de energía hidráulica y un 17 por ciento de biomasa, incluido el autoconsumo de las plantas de celulosa. Y el 10 por ciento del total de la energía se exportó a Argentina.

Cabe destacar que durante jornadas muy ventosas, Uruguay se abastece sólo con energía eólica.

Este cuadro es muy beneficioso para el vecino país porque posibilita al estado comprar energía a precios muy baratos: mientras mayor oferta energética menor precio. Cabe destacar que la potencia promedio uruguaya para operar ronda en poco más de 1300 MW, con algunos picos excepcionales de 1800 MW en verano.

En cuanto a precios, Casaravilla detalló que el costo de la generación de energía en el año 2013, antes de que Uruguay diversificara tan profundamente su matriz eléctrica, rondaba en el orden de los 80 dólares por MWh, y que el año pasado se registró un costo del orden de los 55 dólares por MWh.

No obstante, según privados, por momentos la venta de energía al mercado spot rondó los 25 dólares el MWh y en algunos casos, donde la generación eólica crecía demasiado, se entregaba energía gratis: a 0 pesos. Esta situación genera preocupaciones.

Lea también: «Ventus desembarca en la Argentina para colaborar con montajes de proyectos eólicos»

“El problema que encontramos es que el mercado spot tiene valores muy bajos en este momento y los privados que tienen inversiones en ese mercado no están recuperando y están sufriendo muchísimo”, precisa a energiaestratégica.com Francis Raquet, Socio y Director de Desarrollo de Negocios de Ventus, empresa dedicada a servicios de desarrollo, construcción y gerenciamiento de parques eólicos que actualmente opera centrales eólicas en el vecino país, y opera con éxito en Argentina desde hace más de un año.

Dado los desarrollos de nuevos parques ya programados, los inversores no encuentran que esta situación se revierta, y es por ello están avanzando en 2 líneas previstas por la Ley uruguaya del mercado eléctrico, y que aun el país oriental no ha explotado.

Una de ellas tiene que ver con la posibilidad de avanzar con contratos entre privados dentro del mercado uruguayo. Es que, independientemente de que la empresa estatal UTE genera o compra electricidad entre 16 y 70 dólares el MWh, se la vende al sector industrial entre 115 y 125 dólares el MWh. Desde Ventus aseguran que pueden ofrecer un precio de 25 a 35 por ciento menor.

Raquet explica que desde 1997 está en vigencia una ley que permite la comercialización de energía entre privados pero que están encontrando trabas burocráticas para poder avanzar sobre este negocio. “Hace un año que estamos intentando encaminar contratos entre privados pero no lo hemos podido lograr”, reclama el empresario.

Sin embargo, se muestra optimista: “como la Ley lo permite y el reglamento también seguimos insistiendo y creemos que en breve lo podremos lograr”. Y remata: “hay privados consumidores que quieren consumir y generadores privados, como nosotros, que tienen la intención de vender a precios más competitivos”.

Lea también: «Ronda 2.0: los planes de Ventus para el mercado de la energía solar en Argentina»

Otra de las opciones que empresarios de la energía manifiestan al Gobierno de Uruguay tiene que ver venderle energía al Gobierno argentino. La lógica sigue siendo similar: el precio monómico de energía en la Argentina ronda los 75 dólares, según el Ministerio de Energía y Minería.

“Nuestra energía tiene un valor muy pequeño y podemos ser muy competitivos. En Argentina el costo de abastecimiento de la demanda supera ampliamente los 100 dólares (en verano), pero nosotros estamos en el orden de precios de entre 40 y 50 dólares”, asegura Raquet

La idea de Ventus en este sentido es comenzar a comercializar la energía proveniente de 9 parques eólicos uruguayos que suman un total de 250.000 MWh por año.