Ayer, a través de la Decisión Administrativa 468/2020, el Gobierno argentino habilitó a que los trabajadores de “la obra privada de infraestructura energética” puedan volver a sus puestos.

“En todos estos casos, los empleadores y las empleadoras deberán garantizar las condiciones de higiene y seguridad establecidas por el Ministerio de Salud para preservar la salud de las trabajadoras y de los trabajadores”, aclara el artículo 1 del escrito.

En efecto, diferentes empresas confirmaron a Energía Estratégica que retomarán obras “lo antes posible”.

Entre las consultadas por este medio, se encuentra Goldwind, que está desarrollando 300 MW; Genneia, con 150 MW; PCR, que acaba de inaugurar 100 MW y tiene otros 100 MW en vías de construcción; y Total Eren, con otros 150 MW en obras.

Altos ejecutivos de la compañía Latinoamericana de Energía confirmaron a este medio que reanudaron obras apenas se anoticiaron de la medida oficial. Ayer mismo, personal visitó tierras sanjuaninas para continuar con la obra hidroeléctrica Salto de la Loma, de 0,7 MW.

Si bien todas las empresas iniciaron gestiones para avanzar con sus proyectos, algunos voceros advirtieron problemas.

Por un lado, la necesidad de técnicos especializados de países de Europa, como Alemania, España y Portugal, o de China, poder concretar partes de obras vitales para los proyectos.

Por otro lado, fronteras municipales cerradas que imponen trabas para el traslado de personal de un sitio a otro.

Este año empezarían a generar energía 14 nuevos parques eólicos en Argentina por más de 1.000 MW