En una de sus primeras declaraciones a medios luego de su renuncia como comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer brindó su testimonio exclusivo a este medio.

Energía Estratégica México consultó al experto sobre qué nuevas regulaciones en materia de energías renovables considera que serían necesarias trabajar durante este sexenio, para continuar con los avances que se lograron durante su gestión en la CRE.

García Alcocer indicó que «hacia adelante el marco regulatorio en México para fomentar la energía renovable se podría enfocar en dos grandes aspectos: generación distribuida colectiva y almacenamiento».

Estos ya registran avances y sus anteproyectos se encuentran en periodo de consulta del empresariado local y agencias dependientes del Gobierno federal.

En el primer caso, la CRE dió a conocer un anteproyecto con un nuevo modelo de contrato con el suministrador de servicios básicos y metodologías de contraprestación aplicables a la generación distribuida colectiva.

Aquel documento fue presentado el semestre pasado a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER), agencia de la Secretaría de Economía del Gobierno de México, bajo el número de expediente 65/0008/270519.

Empresarios celebraron la regulación de este tipo de instalación descentralizada. No obstante, advirtieron que si se permitieran interconexiones multipunto, podría ser mayor el desarrollo de este rubro del mercado eléctrico.

Por su parte, García Alcocer indicó a este medio lo significativo que son los avances conseguidos y los beneficios que podrá arrojar este tipo de «Uber de los techos solares», tanto para consumidores como para la red eléctrica.

«…la posibilidad de que en un mismo distrito de distribución puedas compartir una inversión en generación, solamente pagando por los costos de transporte de la electricidad (…) posibilitará nuevos modelos de negocios y que los consumidores puedan tomar el control de su consumo eléctrico».

«Por su parte, la generación en sitio permite liberar capacidad en las redes de transmisión y distribución, ya que la electricidad no tendría que transportarse por grandes distancias», consideró el excomisionado presidente de la CRE.

Este mes, el anteproyecto de generación distribuida colectiva logró recibir, además de los comentarios que tienen la finalidad de coadyuvar en la mejora a la regulación, su dictamen total NO final emitido por Gilberto Lepe Sáenz, director de Manifestaciones de Impacto Regulatorio.

Lea también «La Comisión Reguladora de Energía conversa con asociaciones empresarias de las energías renovables marco legal sobre almacenamiento»

En lo que respecta a almacenamiento, el empresariado aguarda que este año la CRE emita nuevas resoluciones que definan el marco regulatorio, debido al gran potencial que se identifica.

«El ahorro en el costo de las baterías ha sido significativo en los últimos años. Ello ha permitido su utilización cada vez más extendida en diversos proyectos a nivel nacional. En México apenas tenemos una primera utilización en Baja California Sur», señaló García Alcocer.

Según el experto, de continuar fomentándose la incorporación de almacenamiento eléctrico, esto podría:

i) posponer inversiones en transmisión y distribución;
ii) posponer inversiones en generación;
iii) contribuir a la estabilidad del suministro ante la puesta de sol o la falta de viento
iv) contribuir a la regulación de la frecuencia.