“En mi subdirección actualmente tenemos 667 proyectos de recursos renovables, sinceramente no creo que podamos abordarlos a todos este año va ser prácticamente imposible”, comentó Jesus Domínguez Collado, durante la jornada “Desarrollo de plantas solares bajo criterios de excelencia ambiental”, realizada en Toledo, organizada por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

El Subdirector General de Evaluación Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, precisó que estos casi 700 proyectos representan un total de 660.000 MW de generación, contando las renovables completas.

“El Plan Nacional Integrador de Energía y Clima (PNIEC) establece una serie de objetivos con vistas a 2030. Centrándome en la fotovoltaica, para cumplir los objetivos marcados necesitaríamos multiplicar por cuatro la capacidad de generación en fotovoltaica (En España llegó a 15.048 MW instalados)”, vaticinó el subdirector general de evaluación ambiental.

“El problema principal es poder llegar a las fechas marcadas, cumpliendo con todo lo que tenemos que cumplir con los trámites, y sin perder ni un ápice del rigor en la evaluación de impacto ambiental”, declaró Domínguez Collado. Y enumeró problemáticas que ocurrían con los privados en licitaciones ambientales.

El funcionario recalcó la necesidad de que los estudios de impacto ambiental tuvieran “la mayor calidad posible” para acelerar el trabajo y poder mantener el rigor. Destacó que uno de los déficits era que algunos promotores no tenían los estudios de fauna completos.

“Para facilitarnos la vida y para que todo esté ese rigor podamos mantenerlo, necesitamos que los estudios de impacto ambiental tengan la mayor calidad posible. Uno de los déficits que ahora mismo estamos teniendo ahora mismo, es que algunos promotores están sin los estudios de fauna completos”, advirtió

Asimismo abordó el tema de patrimonios culturales, aunque quitándole peso alegando que “siempre la comunidad autónoma tiene transferida prácticamente todas las competencias en cultura y eso nos da una garantía de que en un momento a otro eso va estar controlado”.

Además, el Subdirector de Evaluación Ambiental se refirió a otras situaciones como la de las alternativas “es un problema que estamos teniendo desde el punto de vista de evaluación ambiental”. Y también se refirió a la fragmentación de proyectos, muy cercanos, que hacen informes ambientales por separado, en lugar de unidos.

Finalmente, Domínguez Collado dejó un lugar para la autocrítica: “También nos autoexigimos, tanto al órgano sustantivo, como al órgano ambiental. Tenemos que mejorar los procedimientos nuestros de gestión para dar respuesta a toda esta demanda”, remarcó el funcionario.