El Plan de Descarbonización de la Matriz Eléctrica establecido por el Gobierno de Chile incluyó un cronograma de cierre de todas las termoeléctricas a carbón en el país hasta el 2040. Esto implicaría la salida de operatividad de unos 5540 MW.

Para su definición, se consideraron criterios de gradualidad, impacto en precios de la electricidad, costos de operación e inversión. No obstante, hay quienes advierten que las metas fijadas podrían ser más agresivas, incluso ser adelantadas a 2030.

Hace un año atrás, Chile Sustentable iniciaba la evaluación de la factibilidad técnico- económica para acelerar el proceso de descarbonización en el país. A través de un perdido de estudios prospectivos a KAS Ingeniería, la organización llegó a plantear adelantar 10 años la meta.

Los relevamientos realizados dieron como resultado escenarios alentadores.

“El estudio propone el reemplazo de los 3600 MW promedio anual de generación neta que aporta el actual parque (5540 MW) de centrales a carbón, por casi 7000 MW de diversas tecnologías renovables: 2200 MW fotovoltaicos, 1152 MW eólicos, 2700 MW de concentración y/o acumulación y 890 MW de geotermia”, reza el documento.

Consultada al respecto sobre este tema, Claudia Fuentes, referente del proyecto de descarbonización en Chile Sustentable, valoró que las centrales solares de concentración y/o acumulación cobrarían mayor importancia en los próximos años:

“Proyectamos que en 5 años lo que crecerá más en Chile serán las tecnologías de renovables como la solar y el almacenamiento”, indicó.

Tomando como referencia el estudio de KAS Ingeniería, la instalación de generación basada en solar con acumulación si bien requiere un poco más de tiempo en su desarrollo, se espera una atrayente reducción en los costos de inversión.

En aquel caso, se proponen combinaciones de solar fotovoltaica con acumulación por baterías, solar de concentración y almacenamiento de energía térmica con electricidad como insumo.

De allí, en aquella organización ya estudian el despliegue de 2700 MW de solar más acumulación para el reemplazo de centrales a carbón en Chile al 2030.

Gráfico: Estudio prospectivo escenario de descarbonización al 2030 (Chile Sustentable-KAS Ingeniería)

Además de aquello, la experta en descarbonización consultada advirtió que “hay muchos parques renovables potenciales por ingresar, que no lo hacen porque la energía termoeléctrica no ha salido aún”.

Por lo que, cerrando las termoeléctricas a carbón al 2030, no sólo se permite que surjan en el mediano plazo nuevos proyectos sino también que centrales renovables que ya están en condiciones finalmente entren al sistema.

El potencial de las energías renovables en este mercado es enorme. Considerando esto, Chile Sustentable no sólo estudia nuevas propuestas a presentar sobre parques de gran escala sino también en otros segmentos.

“Estamos trabajando en la promoción de estos temas para que la energía renovable pueda crecer y fomentar proyectos de ley relacionados incluyendo también a la autogeneración”, aseguró Claudia Fuentes.