8 de octubre 2020

Investigan desarrollo de hidrógeno para almacenamiento de energías renovables en México

El Instituto Politécnico Nacional y la Secretaría de Educación Pública de México convocaron a un curso universitario que trató los usos del hidrógeno en la gestionabilidad de energías renovables.


El Instituto Politécnico Nacional y la Secretaría de Educación Pública de México convocaron a un curso universitario que trató los usos del hidrógeno en la gestionabilidad de energías renovables. 

El Dr. Roberto Campana Prada, referente del Centro Nacional de Experimentación de tecnologías de Hidrógeno y Pilas de Combustible de España, fue el experto encargado de brindar el curso «Almacenamiento y gestión de Energía» para estudiantes y profesionales mexicanos interesados en Hidrógeno como almacenamiento de energías renovables. 

El evento organizado por el Instituto Politécnico Nacional, a través de la Escuela Superior de Física y Matemáticas, en el marco de la Cátedra Patrimonial 2020, contó con la participación de más de 100 personas que se hicieron presentes de manera virtual.

Sobre usos del hidrógeno en la gestionabilidad de energías renovables el experto invitado por la alta casa de estudios compartió algunos ejemplos de manejo de excedentes. Entre ellos, presentó el caso de un parque eólico de 10 MW conectado a un electrolizador de 6 MW.

«Los excesos de energía de un parque eólico pueden verterse en un electrolizador y producir hidrógeno que previamente habremos comprimido y purificado antes de almacenar», simplificó el profesional del CNH2 de España.

¿Cómo almacenar el hidrógeno? El Dr. Roberto Campana Prada mencionó dos vías factibles de implementar en el mercado mexicano: 

-Física: comprimido (que ganó mayor terreno para movilidad) y criogénico

-Química: materiales y sustancias químicas

Dentro de lo que serían las vías físicas, el experto señaló como posible la implementación de sistemas de almacenamiento como gas comprimido (alta P, T ambiente, P vs Seguridad) y como líquido criogénico (baja P, T criogénica, coste E↑).

Por otro lado, en la parte química se mencionó a almacenamiento mediante interacción física (nanotubos de C, clatratos, microesferas, capilares de vidrio) y a través de sustancias químicas (hidruros metálicos, amoniaco, hidrazina, MOF’s, LOHC, ácido fórmico, sustancias hidrocarbonadas, etc.).

La última parte de almacenamiento expresada durante la presentación del referente del CNH2 de España fue H2 PtX (hidrógeno power to X).

«Cuando se permite desacoplar la energía del sector eléctrico para ser usada en otros sectores como el transporte o el químico, el término X puede referirse a Power to Ammonia, Power to Liquid, Power to Gas, etc…», expresó Roberto Campana.

En detalle, se explicó que esta tecnología consistiría en la conversión, almacenamiento y reconversión de la energía, normalmente cuando los periodos en los que las fluctuaciones de las energías renovables pueden generar excedentes.

«Esto último es lo que más interés despierta a las grandes potencias», valoró el especialista.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019