1 de diciembre 2020

Estímulos a hidocarburos pos covid19 alejan acuerdo de París: se producirán más combustibles de lo comprometido

Los gobiernos del mundo deben reducir la producción de combustibles fósiles en un 6% por año para limitar el calentamiento catastrófico, indica un nuevo reporte, pero los planes de estímulos a hidrocarburos que están encarando países petroleros afectan los compromisos ambientales asumidos en la cumbre de París durante 2015.


Los países planean aumentar su producción de combustibles fósiles durante la próxima década, incluso cuando las investigaciones muestran que el mundo necesita disminuir la producción en un 6% anual para limitar el calentamiento global a 1,5°C, según el Informe sobre la Brecha de Producción de 2020.

El reporte, presentado por primera vez en 2019, mide la brecha entre los objetivos del Acuerdo de París y la producción prevista por los países de carbón, petróleo y gas.

Encuentra que la «brecha de producción» sigue siendo grande: los países planean producir más del doble de la cantidad de combustibles fósiles en 2030 de lo que sería consistente con un límite de temperatura de 1,5°C.

El número especial de este año examina las implicaciones de la pandemia de COVID-19 – y las medidas de estímulo y recuperación de los gobiernos – en la producción de carbón, petróleo y gas.

«Al tratar de reiniciar las economías después de la pandemia de COVID-19, la inversión en energía e infraestructura con bajas emisiones de carbono será buena para el empleo, las economías, la salud y el aire limpio», señala Inger Andersen, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

«Los gobiernos deben aprovechar la oportunidad de dirigir sus economías y sistemas de energía lejos de los combustibles fósiles, y volver a construir mejor hacia un futuro más justo, sostenible y resistente», planteó.

El informe fue producido por el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (SEI), el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD), el Instituto de Desarrollo de Ultramar, E3G, y el PNUMA.

Docenas de investigadores contribuyeron al análisis y examen, abarcando numerosas universidades y otras organizaciones de investigación.

«La investigación es muy clara en cuanto a que nos enfrentamos a graves trastornos climáticos si los países continúan para producir combustibles fósiles a los niveles actuales, y mucho menos a sus aumentos previstos», apunta Michael Lázaro, un autor principal del informe y el director del Centro de EE.UU. del SEI,

«La investigación es igualmente clara en cuanto a la solución: políticas gubernamentales que disminuyan tanto la demanda como la oferta de combustibles fósiles y que apoyen a las comunidades que actualmente dependen de ellos. Este informe ofrece los pasos que los gobiernos pueden dar hoy para una transición justa y equitativa lejos de los combustibles fósiles», sostiene.

Las principales conclusiones del informe incluyen:

– Para seguir un camino consistente de 1,5°C, el mundo necesitará disminuir el combustible fósil la producción en aproximadamente un 6% anual entre 2020 y 2030. Los países son en cambio
planificando y proyectando un aumento anual medio del 2%, que para 2030 daría lugar a más del doble de la producción compatible con el límite de 1,5°C.

– Entre 2020 y 2030, la producción mundial de carbón, petróleo y gas tendría que disminuir anualmente en un 11%, 4% y 3%, respectivamente, para ser consistentes con la ruta de 1,5°C.

– La pandemia COVID-19 -y las medidas de «bloqueo» para detener su propagación- han provocado caídas a corto plazo en la producción de carbón, petróleo y gas en 2020. Pero los planes previos a COVID y las medidas de estímulo posteriores a COVID apuntan a una continuación de la creciente brecha de producción de combustibles fósiles a nivel mundial, con el riesgo de una grave alteración del clima.

– Hasta la fecha, los gobiernos del G20 han comprometido más de 230.000 millones de dólares en medidas de COVID-19 para los sectores responsables de la producción y el consumo de combustibles fósiles, mucho más que para la energía limpia (aproximadamente 150.000 millones de dólares). Los responsables de la formulación de políticas deben invertir esta tendencia para cumplir los objetivos climáticos.

«La única forma de salir de esta trampa es la diversificación de esas economías más allá de los combustibles fósiles. Desgraciadamente, en 2020 vimos cómo muchos gobiernos duplicaban el consumo de combustibles fósiles y afianzaban aún más estas vulnerabilidades», lamentó Ivetta Gerasimchuk, una de las autoras principales del informe y principal responsable de los suministros de energía sostenible en el IIDS.

«En lugar de ello, los gobiernos deberían dirigir los fondos de recuperación hacia la diversificación económica y la transición hacia una energía limpia que ofrezca un mejor potencial económico y de empleo a largo plazo. Esta puede ser una de las empresas más desafiantes del siglo XXI, pero es necesaria y alcanzable».

El informe también profundiza en la forma en que el mundo puede hacer una transición equitativa para dejar de utilizar combustibles fósiles, con la más rápida reducción necesaria de los países que tienen una mayor capacidad financiera e institucional y que dependen menos de la producción de combustibles fósiles.

Algunos de los mayores productores de combustibles fósiles de este grupo, entre ellos Australia, el Canadá y los Estados Unidos, se encuentran actualmente entre los que están tratando de lograr importantes expansiones en el suministro de combustibles fósiles.

Los países que dependen en gran medida de los combustibles fósiles y cuya capacidad es limitada necesitarán apoyo internacional para realizar la transición de manera equitativa, y en el informe se estudian formas de facilitar esa cooperación.

«Para reducir la producción de combustibles fósiles a un ritmo acorde con los objetivos de París es necesario cooperación y apoyo internacional», expresa la investigadora del SEI, Cleo Verkuijl, que es una de las autoras principales del informe.

«A medida que los países comunican compromisos climáticos más ambiciosos al proceso climático de la ONU antes de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático de 2021 en Glasgow, tienen la oportunidad de incorporar objetivos y medidas para disminuir la producción de combustibles fósiles en estos planes, o NDCs».

En el informe se esbozan seis esferas de acción, que ofrecen a los encargados de la formulación de políticas opciones para comenzar a reducir los combustibles fósiles a medida que promulgan los planes de recuperación de COVID-19.

Entre otras cosas, pueden reducir el actual apoyo gubernamental a los combustibles fósiles, introducir restricciones a la producción y asegurar que los fondos de estímulo se destinen a inversiones ecológicas (al tiempo que vinculan cualquier apoyo a las emisiones altas de carbono con condiciones que promuevan la alineación a largo plazo con los objetivos climáticos).

«Este informe arroja luz sobre la forma en que la acción gubernamental, en muchos casos, corre el riesgo de encerrarnos en las vías de los combustibles fósiles. Y presenta la alternativa, con soluciones y ejemplos para ir más allá de la producción de carbón, petróleo y gas», agrega el Director Ejecutivo del SEI, Måns Nilsson.

«Es hora de imaginar y planificar un futuro mejor», propone.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com