En Argentina hubo demoras para la puesta en marcha de proyectos de energías renovables por no contar a tiempo con las instalaciones eléctricas. Sin dudas, es un punto importante de la inversión que se carga en el valor estimado sobre el precio de compra de energía por parte de la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico (CAMMESA).

Las compañías que presentarán oferta el 5 de septiembre a la subasta de renovables, están analizando el tema en detalle, solicitando presupuestos y pidiendo asesoramiento a los proveedores con experiencia en la materia.

Oscar Sivori, ex Gerente del departamento de Energía Eléctrica de Enarsa S.A, Edesur y Edenor, explica que es “el costo varía” en función de la magnitud del emprendimiento y de la distancia de la central a la línea de alta tensión. “Se habla de un promedio del 30 por ciento”, indica.

La Potencia generada por la Central Eléctrica tiene asignado un Nodo de conexión con el Sistema Interconectado Nacional, definido por CAMMESA. Desde la central hasta ese Nodo hay que ejecutar un alinea de Transmisión AT, que se puede hacer convenidamente con la empresa contratada para la ejecución de la central, o bien otra contratista”, explica Sivori.

Actualmente, el especialista señala que “no lo debe hacer el Estado; es un costo, como el de adecuación del terreno apropiadamente con las normas y medio ambiente”.

oscar sivori

Oscar Sivori, Ex Gerente de ENARSA.

Teniendo en cuenta la importancia de este aspecto, Sivori plantea prestar minuciosa atención a los parámetros eléctricos de generación, en puntual, sobre las protecciones: “que sean estables cuando están generando conectados al Sistema”. Tanto internos como externos.

Además, apunta que considerando que “las centrales renovables son un poco inestables (no es ningún secreto) en la puesta en marcha siempre ocurren problemas que obligan a modificar relevadores y protecciones; si esto no funciona bien no te dan aprobación de la central y genera demasiado protocolo”.