El retraso de trámites e interconexión al sistema eléctrico nacional por parte de las tecnologías renovables sigue siendo un punto que preocupa en el sector. 

En el caso de las pruebas pre-operativas para que las nuevas centrales entren, el Centro Nacional de Control de Energía es quien se encarga de realizarlas, mientras que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) se ocupa de la entrega de permisos.

Arturo Duhart, CEO y Co-fundador de Sunwise, además de ex Consejero de ASOLMEX, opinó sobre el tema y analizó cómo afectan las políticas energéticas en México: “El empresario respeta la ley, pero las empresas del Gobierno no lo hacen”. 

A lo que refiere es que las conexiones deben ocurrir de ocho a trece días hábiles, dieciocho en casos excepcionales, si es de baja o media tensión. Y, bajo la visión del entrevistado, “realmente pueden durar de uno a seis meses”. 

“Desafortunadamente no nos hemos organizado a trackear públicamente los tiempos, por lo tanto son miles de malas experiencias que hay y que no están registradas en un solo portal para que todos vean lo ineficiente que es la tramitología”, agregó. 

Otro de los asuntos que preocupa a Duhart es la incertidumbre actual de la Comisión Reguladora de Energía: “Están amenazando con quitarla, a pesar que ya la desmantelaron, es decir, sacaron gente capaz y pusieron personas que reprueban exámenes para ser comisionados. Están frenados todos los proyectos de gran escala”. 

Ante la consulta de si ve una mejora en las renovables, el CEO de Sunwise comentó que,  si bien actualmente continúa la estabilidad, “se debe seguir el negocio de las energías limpias, de generación distribuida como en el día a día y comenzar a invertir en sistemas de almacenamiento distribuido por cualquier locura que pueda hacer la administración actual”.

“La generación distribuida continúa gracias a la Ley de la Industria Eléctrica, donde siguen definiendo al generador exento, debajo de 500 kW, y de eso creció aún en pandemia”, añadió.

Duhart tampoco fue ajeno a los diferentes movimientos políticos que ocurrieron, como la asunción de Joe Biden a la presidencia estadounidense, y los venideros como por ejemplo las elecciones federativas de México de mitad de año: “Necesitamos un cambio como el de Estados Unidos de un presidente petrolero a uno verde”. 

“Así como en Estados Unidos fue un tema crucial al tenerlo entre los tres puntos principales de una agenda presidencial. Espero que en México también afecte la política energética de los siguientes candidatos”. 

“Y va a ser importante difundir la política energética del gobierno actual y las consecuencias que conlleva para que la gente se eduque y puedan hacer una votación pro-energías que no dañen al planeta”, opinó . 

“Esperemos que el país le de certidumbres a las renovables y con ello se pueda despegar más”, mencionó a modo de expectativa, además de resaltar “el acceso de un piso parejo de competencia”. 

Un ejemplo de esto último es que se habilite para todos la base de datos que posee CFE sobre todos los usuarios que consumen energías fósiles, cómo así también que no se prohíba a nadie la instalación de energías renovables.