«El Gran Reto» se enmarca en la Iniciativa de «Almacenamiento de Energía Avanzada» de 158 millones de dólares anunciada en la solicitud de presupuesto del Presidente Donald Trump para el año fiscal 2020.

«El almacenamiento de energía es clave para capturar el valor total de nuestros diversos recursos energéticos», expresó la Secretaria de Energía Brouillette.

Y valoró que «a través de este Gran Reto, desplegaremos los amplios recursos y experiencia del Departamento para abordar el desarrollo de tecnología, comercialización, fabricación, valoración y desafíos de la fuerza laboral para posicionar a los EE.UU en el liderazgo mundial de las tecnologías de almacenamiento de energía del futuro», se entusiasmó.

La visión del Gran Reto de Almacenamiento de Energía es crear una cadena de suministro de fabricación nacional que sea independiente de las fuentes extranjeras de materiales críticos, para el año 2030.

Mediante un conjunto coordinado de oportunidades de financiación de I+D, premios, asociaciones y otros programas, el Gran Reto del Almacenamiento de Energía establece los siguientes objetivos para que Estados Unidos los alcance para 2030:

  • Desarrollo de Tecnología: Establecer objetivos de rendimiento ambiciosos y alcanzables, y una cartera completa de I+D para alcanzarlos
  • Transferencia de tecnología: Acelerar el proceso tecnológico desde la investigación hasta el diseño del sistema y la adopción por parte del sector privado a través de una rigurosa evaluación del sistema, la validación del rendimiento, las herramientas de localización y las colaboraciones específicas
  • Política y Valoración: Desarrollar los mejores modelos, datos y análisis de su clase para informar la propuesta de valor más efectiva y los casos de uso de las tecnologías de almacenamiento
  • Fabricación y cadena de suministro: Diseñar nuevas tecnologías para fortalecer la manufactura y la capacidad de reciclaje de los Estados Unidos y reducir la dependencia de fuentes extranjeras de materiales críticos; y
  • Fuerza de trabajo: Capacitar a la próxima generación de trabajadores estadounidenses para satisfacer las necesidades de la red eléctrica del siglo XXI y la cadena de valor de almacenamiento de energía.

En septiembre de 2018, el Congreso aprobó la «Ley del Departamento de Investigación e Innovación Energética» que codifica los esfuerzos de la RTIC.

El Subcomité de Almacenamiento de Energía del RTIC es co-presidido por la Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable y la Oficina de Electricidad e incluye la Oficina de Ciencias, la Oficina de Energía Fósil, la Oficina de Energía Nuclear, la Oficina de Transiciones Tecnológicas, ARPA-E, la Oficina de Políticas, la Oficina de Programas de Préstamo y la Oficina del Director Financiero.

Como primer paso en el Reto, el DOE pronto publicará solicitudes de información de las partes interesadas en las preguntas y asuntos clave que el Reto busca abordar.

En las próximas semanas,  también organizará una serie de talleres con los principales interesados para compartir información sobre varias tecnologías de almacenamiento, aprender más sobre las barreras actuales de implementación y ayudar a dar forma al trabajo que llevará esas tecnologías al mercado.

Este trabajo informará el desarrollo de una hoja de ruta coordinada de I+D hasta 2030 para una amplia gama de tecnologías de almacenamiento y flexibilidad.

Esta hoja de ruta se guiará por un conjunto de casos de uso que describen las ambiciosas aplicaciones grid que pueden lograrse con los avances en estas tecnologías.