Estados Unidos lanzó su primera Estrategia Nacional de Hidrógeno limpio y Hoja de Ruta

Con esta acción, el Gobierno norteamericano reafirma su compromiso por cumplir sus metas de descarbonización y promete cambiar el mercado de inversiones en torno al vector energético en los próximos años.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

La Administración Biden-Harris lanzó el lunes la versión final de la primera Estrategia y hoja de ruta nacional de hidrógeno limpio de EE. UU. (ver documento), que incluye tres acciones clave para detonar la industria del vector energético con la vista puesta en descarbonizar la economía del país y cumplir con los objetivos a nivel internacional.

Esta tan esperada estrategia describe oportunidades estratégicas para la producción de 10 millones de toneladas de hidrógeno limpio al año para 2030, 20 millones de toneladas para 2040 y 50 millones de toneladas para 2050.

Si alcanza los 50 millones de toneladas por año para 2050, podría reducir el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de EE. UU. entre la actualidad y mediados de siglo.

Las tres estrategias para alcanzar las metas propuestas

  • Apuntar a usos estratégicos y de alto impacto para el hidrógeno limpio: Estados Unidos busca que el hidrógeno limpio se utilice en las aplicaciones de mayor beneficio, como la industria, el transporte pesado y el almacenamiento de energía de larga duración.
  • Reducir el costo del hidrógeno limpio al catalizar la innovación y la escala, estimular las inversiones del sector privado y desarrollar la cadena de suministro de hidrógeno limpio.
  • Centrarse en redes regionales con producción y uso final en estrecha proximidad para permitir el máximo beneficio de la inversión en infraestructura, impulsar la escala y facilitar el «despegue del mercado».

El objetivo planteado es habilitar la producción basada en electrólisis a USD 2 (EUR 1,87) por kg en el período 2026-2029 y a USD 1/kg de diversas fuentes en 2030-2035.

La estrategia que tiene 99 páginas y se actualizará al menos cada tres años, refleja un informe reciente del Departamento de Energía (DoE) que estima que la economía del hidrógeno de EE. UU. tiene el potencial de agregar 100,000 nuevos empleos directos e indirectos netos para fines de la década.

En tanto, Jennifer Granholm, Secretaria de Energía de EE. UU. destaca: “Acelerar el despliegue es clave para lograr la visión del presidente Biden de un futuro energético seguro y asequible. La estrategia sienta las bases para la asociación fuerte y productiva entre los sectores público y privado y guiará al gobierno y la industria para aprovechar todo el potencial de este recurso energético increíblemente versátil”.

Catalizada por la Ley de Infraestructura Bipartidista y la Ley de Reducción de la Inflación, la estrategia permitirá la descarbonización de sectores difíciles de reducir, la preservación y creación de empleos bien remunerados, beneficios de justicia ambiental y energética, independencia energética, y oportunidades de exportación para los Estados Unidos.

Según el documento, el gobierno está comprometido a trabajar con socios en industria, academia, laboratorios nacionales, locales y Comunidades tribales para promover una amplia gama de herramientas incluyendo pólizas, asistencia financiera, préstamos, programas de aprendizaje y partes interesadas compromiso, para acelerar el progreso.

Bajo esta premisa, el documento concluye: “Aunque mucho sigue siendo incierto, el potencial para el hidrógeno es claro. Enfocado la inversión y la acción a corto, mediano y largo plazo sentarán las bases para una limpieza más amplia a través de la adopción de hidrógeno».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *