La energía solar es una industria en auge en EE.UU, gracias a las nuevas tecnologías aplicadas es una energía más asequible que nunca. Sin embargo, sólo el 1 por ciento de la energía eléctrica consumida en los Estados Unidos viene del sol. El presidente Barack Obama busca cambiar estas cifras con un plan único para instalar paneles solares en los tejados de viviendas de protección oficial.

Una manera para que los paneles solares estén a disposición de los estadounidenses de bajos ingresos, como ya ha anunciado también el estado de California que se ha comprometido a dar paneles solares gratis a las familias con menos recursos.

La Casa Blanca espera ayudar a los ciudadanos con problemas económicos a reducir sus facturas de electricidad, mientras que sigue la lucha contra el cambio climático. Se consigue básicamente un doble objetivo, ayudar a las familias de menos recursos y ayudar al medio ambiente.

Anunciado el 7 de julio en una conferencia de prensa, el plan de la Casa Blanca pretende instalar 300 megavatios de energía solar en complejos de viviendas subvencionadas de aquí a 2020.

Las autoridades de 20 estados trabajarán junto con los instaladores de paneles solares para que la instalación sea asequible para los residentes de bajos ingresos, aunque se desconocen los detalles del plan aún. Las agencias se encargarán de la creación de nuevos planes de financiación que ayudarán a obtener energía solar a las personas que no la podían pagar por sus propios medios.

En los últimos años, las instalaciones solares han alcanzado niveles récord, pero los estadounidenses de bajos ingresos no son a menudo no tienen capacidad económica para incorporar energías renovables a sus hogares, incluso con la caída en el costo de los paneles solares. Este despliegue de paneles solares es sólo la punta de las iniciativas ambientales de la administración Obama.