La Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) insiste en la factibilidad de efectuar un incremento en el corte del biodiesel, que alcance el 20 por ciento, tal como ocurre en Brasil. Su director ejecutivo, Víctor Castro, aseguró que el sector cuenta con capacidad productiva para cumplimentar con el suministro de B20, en tiempo y forma.

El empresario admite que desconoce cuáles son las limitaciones capaces de restringir la suba en el corte, aunque presume que tienen estrecha relación con el sistema de logística que deben preveer las destilerías.

“Hoy en día se está cortando perfectamente al 10%, por lo que el cambio en el volumen no debería representar mayores complicaciones”.

En este sentido, invitó a las empresas petroleras a configurar estrategias y proyecciones a futuro, con el fin de subsanar las necesidades del sector aplicando el acrecentamiento en forma progresiva.

De acuerdo a sus conocimientos, las obras y mejoras sobre la infraestructura, no consentirían plazos e inversiones excesivas, más allá de algunos depósitos y almacenamientos que deberían destinarse para tal fin.

“Serán las propias petroleras las que deberán determinar cuáles son las limitaciones y donde están los problemas que ellos aducen”, expresó Castro.

Cabe destacar, que las empresas involucradas impusieron – desde siempre-  trabas al posible aumento. Desde la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, explicaron que las quejas a las que recurren comúnmente, con el fin de frenar el incremento, giran en torno a falta de ensayos de calidad e incapacidad de distribución, fundamentalmente por escases de camiones.