El jueves, Cristina anunció, entre otras medidas, descuentos de hasta 25 por ciento para la compra de heladeras y lavarropas para usuarios de la tarjeta SUBE, rebaja a la que se sumará los sábados y domingos la facilidad de pago en 12 cuotas sin interés que el plan ofrecía desde su lanzamiento, en septiembre del año pasado. Por el momento, participan sólo cuatro cadenas de electrodomésticos: Frávega, Garbarino, Musimundo y Rodó, pero se prevé luego su extensión a más comercios.

El año pasado, los artículos de línea blanca en general redujeron sus ventas un 12,7 por ciento en unidades, según datos de la consultora GfK Retail & Technology, si bien desde septiembre se notó una mejora en función de la difusión del programa Ahora 12, de 12 cuotas sin interés. En el caso de heladeras, la baja fue de 12 por ciento, mientras que en lavarropas fue de 13 por ciento, según la misma consultora.

«En febrero y marzo ya se nota una mejora en las ventas con respecto al año pasado. Este nuevo plan con descuento y retiro de equipos seguramente las hará crecer aún más«, destacó Juan Manuel Aragonés, director Comercial de Garbarino.

El programa apunta a impulsar la renovación de heladeras y lavarropas por nuevos equipos con eficiencia energética A, es decir, los de menor consumo de electricidad. Los antiguos equipos serán, además, retirados de los hogares en forma gratuita por las cadenas para su desguace, con un tratamiento para extraerle los gases contaminantes.

«Nosotros ya ofrecíamos 12 cuotas sin interés cuando se lanzó el programa Ahora 12 el año pasado. Pero la difusión del plan hizo que más gente se acercara a comprar en cuotas, focalizándose la venta en los días del plan, de jueves a domingo», comentó Aragonés. Desde otras cadenas consultadas coincidieron en la mejora y destacaron que se notó ya este verano.

Con el nuevo plan, aseguraron, esperan que las ventas crezcan más.

«Es un buen plan para movilizar el consumo, impulsa a la gente a renovar viejos aparatos. Y también es interesante desde el punto de vista del ahorro energético, porque al cambiar viejos equipos, sobre todo las heladeras, que consumen mucho, por nuevas con eficiencia A se logra además impulsar un ahorro de energía» comentó Aragonés. Y agregó que en el plan «todos hacemos un aporte, las cadenas, los fabricantes y el Gobierno, tanto por los descuentos y cuotas como por la logística para retirar los viejos productos y llevarlos a una planta de tratamiento«, precisó.

Fuente: El Cronista