Especialistas proponen democratizar el sistema eléctrico a través de cooperativas de energías renovables en Ecuador

Para hacerle frente al déficit de energía que atraviesa el país, el sector renovable recomienda dejar atrás la dependencia por las hidroeléctricas e insta a tomar a la energía fotovoltaica como aliada, replicando modelos que han sido exitosos en otros países.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

En medio de las crisis económicas y energéticas que enfrenta Ecuador, expertos en el sector eléctrico proponen un enfoque innovador y sostenible: la democratización del sistema eléctrico a través de cooperativas de energías renovables. 

Uno de ellos Remigio Peñarreta, CEO y fundador de GoSolar S.A., empresa dedicada a promover e instalar aplicaciones solares y de almacenamiento, quien destaca la importancia de aprovechar las oportunidades que ofrecen las energías renovables para transformar el panorama energético del país, en conversaciones con Energía Estratégica.

«En países tan proteccionistas como Ecuador, las crisis económicas son una ventana de oportunidad que se nos abre para generar cambios y apostar a las energías renovables», comenta. 

En este sentido, el experto desafía el discurso predominante que considera a las termoeléctricas o hidroeléctricas como la única solución viable, al revelar el potencial de las energías limpias para diversificar la matriz energética ecuatoriana.

En efecto, Peñarreta advierte sobre la limitación del gas como fuente de energía a futuro en Ecuador, y aboga por un nuevo modelo de desarrollo del sector eléctrico que priorice las energías renovables. Para lograr este cambio, destaca la necesidad de un marco jurídico claro y una inversión en infraestructura que fomente el desarrollo de proyectos renovables.

Una de las propuestas clave de Peñarreta es la creación de cooperativas de energías renovables conformadas por pequeños inversionistas, siguiendo el exitoso modelo implementado en países como Alemania

“Las cooperativas podrían construir numerosos proyectos pequeños de 10 MW que ayudarían a diversificar la matriz. Para ello, se necesitan precios favorables en las tarifas para impulsar este tipo de inversiones, las cuales generan energía y empleo para el país. Eso contribuiría a una democratización del sistema eléctrico”, explica.

Y agrega: “Alemania ha triunfado con estos modelos y actualmente existen aproximadamente mil cooperativas que producen 8 teravatios hora al año. Eso es un tercio de lo que produce el Ecuador”.

Además, destaca la confiabilidad y viabilidad de la energía solar como una alternativa a largo plazo, especialmente en situaciones de crisis. 

«A pesar de no ser potencia firme, una planta solar es mucho más confiable que una hidroeléctrica. Con altísima confiabilidad para producir energía durante las horas de luz solar, todos los días, la energía fotovoltaica representa una solución idónea para las necesidades energéticas urgentes del Ecuador “ , afirma.

Para impulsar nuevos proyectos de energía solar, también sugiere la creación del Clúster Ecuatoriano de Energía Renovable (CEER) en el cantón Zapotillo, provincia de Loja, que se basa en la mejora de la competitividad de las tecnologías renovables intermitentes y de almacenamiento de energía en la última década.

Como ya había anticipado Energía Estratégica, la propuesta incluye la construcción de una línea de transmisión de 2GW y la reestructuración del Plan Maestro de Electricidad (PME) para integrar el CEER. Esto permitiría un suministro eléctrico más confiable y reduciría las emisiones de las plantas termoeléctricas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *