Así lo indica un informe elaborado por la Comisión Europea sobre los precios y costes de la energía en Europa que forma parte del Paquete legislativo presentado la semana pasada para fomentar el peso de la generación limpia y la eficiencia energética en las economías de los socios comunitarios y reducir con ello las emisiones de CO2.

El documento llama la atención sobre el coste de las importaciones energéticas de los 28, que ascendieron a 261.000 millones de euros en 2015, un 35% menos que en 2013, por la caída de los precios de los combustibles fósiles y sus derivados en los mercados internacionales. Esta bajada ha incrementado el PIB de la UE un 0,8% en 2015 y se espera que lo haga un 0,5% al cierre de 2016.

Suben las tasas y otras cargas

La Comisión analiza los cambios en los distintos componentes del precio de la electricidad: el energético, las redes, y los impuestos y otros elementos que se cargan sobre el recibo, como las ayudas a las renovables, los subsidios a los pobres, el apoyo a la industria nuclear, a la eficiencia energética, a la innovación.

Lea también: «Política de la Comisión Europea sobre el recorte de extensión de las energías renovables»

Los precios de los mercados mayoristas han bajado un 70% desde 2008 y un 55% desde 2011, alcanzando este año los niveles más bajos en más de una década. Ahora bien, esta caída no se ha trasladado en la misma medida a los consumidores y la Comisión lo achaca a una insuficiente competencia.

En el caso de los consumidores domésticos -el precio medio final del MWh en la UE es de 208,7 euros- el componente energético sólo ha bajado un 15% desde 2008. Y en el caso de los consumidores industriales, la bajada ha sido del 2,8% anual entre 2008 y 2015.

En relación a las redes eléctricas, los consumidores domésticos pagan un 3,3% más que en 2008, casi el mismo incremento que los industriales: un 3,2%.

En el tercer bloque es donde se registra un fuerte incremento: en el caso doméstico, de un 28 a un 38%, y en el caso industrial, del 12 al 32%, si bien el estudio avisa de que aquí los datos no son todo lo completos que debieran, al aplicar diferentes sistemas de cálculo.

Lea también: «La industria eólica europea propone políticas más ambiciosas en renovables para alcanzar los objetivos climáticos de la UE»

En cualquier caso, como el IVA se devuelve a las empresas, éstas pagan una media de 34 euros por MWh en impuestos y otras cargas, mientras que los hogares desembolsan 79 euros por MWh.

De los distintos componentes de este bloque, la mayor subida es para las renovables y la cogeneración, que pasa de suponer el 14% en 2008 al 33% en 2015.

Fuente: El Economista.