El ministro de Ambiente y Acción Climática, João Matos Fernandes, anunció la nueva subasta durante una audición en el Parlamento, en la que avanzó que en esta ocasión algunos de los proyectos incluirán almacenamiento.

Sin dar más detalles sobre la nueva operación, Matos Fernandes recordó el «éxito» cosechado en la subasta realizada el año pasado, cuando se alcanzaron «precios extraordinariamente bajos» -uno de los lotes fue adjudicado a 14,76 euros por megavatio hora (MWh), el valor más bajo a nivel mundial hasta entonces-.

«Es una prueba de que vale la pena apostar por las fuentes renovables para, más allá de cumplir las metas medioambientales de reducción de emisiones, conseguir reducir el precio de la electricidad», defendió el ministro.

En la subasta, celebrada en julio, se adjudicaron un total de 1.150 megavatios (MW), con la francesa Akuo (370 MW) y la británica Aura (168 MW) como las compañías que se llevaron una mayor potencia.

“En el primer trimestre habrá una nueva subasta para asignar la energía solar, pero ahora también con la posibilidad de que algunos de estos proyectos tengan almacenamiento”, destacó Matos Fernandes.

Varias empresas españolas también se hicieron con lotes: Iberdrola (149 MW), Solaria (49 MW), Prosolia (29) y Enerland 2007 (15 MW). EFE