“Empresas Públicas de Medellín (EPM), como grupo empresarial, cuenta con 5 empresas distribuidoras en territorio colombiano, donde atendemos cerca de 4,5 millones de clientes”, precisa Juan López Foronda, Gerente Comercial de Transmisión y Distribución de la compañía.

En una entrevista exclusiva para Energía Estratégica, el referente de EPM en el área de la demanda destaca la convocatoria de la subasta de energías renovables a largo plazo, en la que participan a importantes oferentes y empresas que representan más del 90% de los usuarios eléctricos en Colombia, y explica por qué se esperan precios competitivos.

¿Qué expectativas le está generando esta nueva subasta?

En el primer intento de la subasta (febrero de este año) consideramos que no estaban dadas las condiciones para presentarnos como demanda, y no participamos.

Ahora, en este nuevo proceso, la demanda está muy activa, lo que demuestra que hubo unas mejoras importantes en las condiciones.

Se presentaron 26 comercializadores de los cuales 20 son incumbentes, es decir, que tienen a la vez la distribución y comercialización. Además, están participando 5 empresas comercializadoras puras, más Ecopetrol, que constituyó una comercializadora de energía para abastecer sus propias necesidades.

Es decir, la demanda que está participando representa más del 90% de los clientes en Colombia.

Esto es una señal de que la subasta va por buen camino. Además, tuvo gran participación en ambas puntas, no sólo en la demanda sino en la oferta.

Como demanda, estamos satisfechos de que haya una buena participación de proyectos, como solares fotovoltaicos, eólicos y biomasa, lo que permita que la subasta vaya a tener ofertas durante las 24 horas del día con estas tecnologías combinadas.

Desde el portal adelantamos que se están presentando 40 proyectos fotovoltaicos, 15 eólicos y uno de biomasa, por 4.772 MW…

Es probable que esos emprendimientos solares tengan diferentes potencias y que los 15 parques eólicos sean muy grandes, que constituyan un 40 o 50% de la potencia total ofertada.

Esto para la demanda es muy importante: que las tecnologías de energías renovables se complementen para que nos permitan contratar energía todo el día de manera homogénea.

Donde estamos racionalmente optimistas es que el 22 de septiembre, cuando realicemos las ofertas de los sobres 2 (económicas), e informemos la cantidad de energía a contratar y los precios a comprar, uno esperaría que la oferta sea muy competitiva para beneficios de todos los clientes en Colombia.

Lea también: «Firmas locales e internacionales se disputan contratos tras presentar más de 4.700 MW en la subasta de renovables en Colombia»

A propósito de eso, hemos dialogado con distintos expertos y directivos de empresas que señalan que una franja de precios adecuados para esta subasta podría ser entre 40 y 45 dólares por MWh. ¿Comparte este punto de vista?

Yo creo que los precios deben ser competitivos por distintas razones, no sólo por la cantidad de proyectos presentados, sino porque el costo de las tecnologías van a la baja y que se firmarán contratos a 15 años. No quisiera hablar de números de precios, sobre todo porque estamos analizando cuál sería el precio que estamos dispuestos a comprar.

¿Pero le parece una cifra adecuada la de 40 a 45 dólares el MWh?

Puede ser… e inclusive creo que podrían verse números menores a esos.

En cuanto a la obligatoriedad para el consumo de renovables del 10% al 2023, el Gobierno ha lanzado un mecanismo de adjudicaciones automáticas, de no llegar a la demanda objetivo a licitarse. ¿Qué opinión le merece este sistema?

Yo pienso que eso no es bueno para el mercado. La subasta tiene condiciones hoy que por sí sola debe funcionar y establecer precios que la demanda aceptará. No esperamos que se tenga que llegar a una adjudicación obligada. Creo que el mercado por sí sólo se va a dar y va a ser competitivo.