EPEC participó de la 9ª edición del Congreso CIERTEC 2019 con una investigación sobre “Implementación de buses eléctricos en el sistema urbano de pasajeros de Córdoba” y obtuvo el tercer lugar en la temática de movilidad eléctrica y corredores.

El evento, organizado por BRACIER (Comité Brasileño de Integración Energética Regional), se llevó a cabo el 23 y 24 de julio en San Pablo, Brasil, y forma parte de las actividades anuales que desarrolla CIER (Comisión de Integración Energética Regional) en toda América Latina.

El trabajo realizado por Hugo Di Tofino y Rodrigo Iglesias, de la Gerencia de Planeamiento Estratégico y Control de Gestión, fue pensado en base a las características de la ciudad de Córdoba. Para ello, se relevaron datos del transporte local, los kilómetros que recorre hoy un autobús convencional, las unidades que existen y el costo que implicaría el reemplazo por vehículos eléctricos. El estudio contempló también el impacto medioambiental en diferentes grados de inserción de la movilidad eléctrica en la ciudad.

“Elegimos evaluar el segmento del transporte público porque, en general, en las grandes ciudades, los colectivos urbanos emiten aproximadamente un 25 por ciento de todos los gases liberados por día, por los vehículos que circulan en la ciudad”, explicó Iglesias.

Lea también: «Córdoba tratará en audiencia pública las tarifas de EPEC para generación distribuida y carga de vehículos eléctricos»

En relación al impacto medioambiental, el estudio compara la contaminación que producirían las diferentes centrales generadoras para alimentar la movilidad eléctrica y la que producen en la actualidad los vehículos a combustión que se desplazan por la ciudad. Y concluye que si se reemplazara la totalidad de colectivos de Córdoba disminuiría más del 50 por ciento del dióxido de carbono liberado (68 mil toneladas por año).

Según la investigación, un vehículo a combustión tiene una ineficiencia muy alta, por esto la contaminación que produce es mayor que la que genera una usina. Así, un colectivo diésel en óptimas condiciones mecánicas libera 1,2 Kg. de dióxido de carbono en un recorrido de 1 Km. En cambio, uno eléctrico no libera gases ni genera contaminación de forma directa. Por otro lado, la reducción de la contaminación auditiva también fue un dato relevante en la evaluación de la conveniencia de la propuesta.

El estudio también evaluó los posibles costos y concluyó que el reemplazo de todas las unidades del transporte público significaría para EPEC un aumento en la facturación del dos por ciento y un incremento de 83 gigawatts por hora.

“Del congreso nos interesaba, además de poder exponer nuestro trabajo, la posibilidad de conocer qué están haciendo en otros países en cuanto a movilidad eléctrica. Por ejemplo, en Chile ya cuentan con 200 buses eléctricos funcionando y tienen instalaciones de recarga de diferentes potencias. En Brasil, en los estados de Santa Catarina y Paraná la distribuidora ya tiene instalados cargadores en calles y rutas. Esto nos da la pauta de que el paso a la movilidad eléctrica ya está ocurriendo en otros países, incluso en los limítrofes y es necesario que nosotros también lo hagamos”, aseguró Di Tofino.