Esto se da a continuación que el Banco Mundial lanzara un nuevo programa para estimular la adopción de la eólica offshore en países en desarrollo, apoyado por el financiamiento del Gobierno del Reino Unido.

ESMAP es una asociación entre el Banco Mundial y 18 organizadores que se proponen ayudar a los países con bajos y medios ingresos a reducir la pobreza y estimular el crecimiento.

Como parte de esa cooperación, Banco Mundial y GWEC organizarán una serie de workshops y otros eventos para discutir el potencial offshore en los mercados nuevos y emergentes, para compartir el conocimiento y la difusión de las mejores prácticas.

Ben Backwell, CEO del GWEC, contó sobre la experiencia: “La energía eólica offshore ya ha dado importantes pasos en mercados como Europa y China, pero el potencial alcanza mucho más allá de estas zonas. La cooperación con el Banco Mundial es un paso al frente en este objetivo”.

Y agregó que “a través del conocimiento compartido y el trabajo en conjunto, podemos alcanzar una visión común sobre el desarrollo a través de la energía sustentable.

Como parte de esa cooperación, un representante del organismo financiero tendrá un lugar en el comité de eólica offshore del GWEC, por lo que podrá compartir las actividades del grupo.

Asimismo, un representante del GWEC asesorará al comité que creará el Banco Mundial para tal fin.

Últimos datos

Información preliminar recientemente publicada sobre un reporte que realiza el GWEC muestra que en 2018 hubo 4.49 GW de nuevas instalaciones offshore, lo que marca un crecimiento del 0.5%, alcanzando 23 GW de capacidad instalada.

Por primera vez, China instaló más energía eólica offshore que cualquier otro mercado (1.8 GW), seguida por el Reino Unido (1.3 GW), y Alemania (0.9 GW).

GWEC estima que la energía eólica offshore puede ir creciendo si los gobiernos mantienen los compromisos, y los proyectos e inversiones continúan en Asia, alcanzando 5 GW de nuevas instalaciones cada año.

Sobre el comité offshore

El comité de energía eólica offshore del GWEC fue creado en septiembre de 2018 y es dirigido por Alastair Duttos, quién trabajó para la corona inglesa, BEIS y BP.

Fue creado con el propósito de asesorar a los gobiernos en  licitaciones para el desarrollo de subastas eólicas offshore, medir y promover los beneficios económicos a partir del desarrollo de una cadena de proveedores locales.

En resumen, se propone fomentar la innovación de nuevas turbinas y su operación y mantenimiento, incluyendo los beneficios de la digitalización; busca extender y transferir a nuevas plazas el conocimiento de las mejores prácticas europeas y otros mercados establecidos, así como crear un foro de discusión apropiado a través de seminarios y workshops.