Eólica supera 1510 MW, fotovoltaica 435 MW, mini-hidroeléctrica 488 MW y las bioenergías apenas 160 MW, por lejos, las tecnologías más rezagadas.

El gran potencial de recurso que tiene nuestro país para la explotación del viento como fuente de generación limpia alcanzó 1510, su máximo histórico de potencia instalada, según revelan los últimos datos actualizados de Cammesa, la empresa que administra el despacho.

La Provincia de Buenos Aires (443 MW) y Patagonia (808 MW) significan el 82% de la capacidad eólica instalada con 1250 MW en conjunto.

Comahue dispone de otros 153 MW, el Noroeste 58 con el Parque Eólico de Arauco y la región Centro otros 48 MW.

La eólica representa el 58% de la potencia instalada de energía renovable, seguida por la mini-hidroeléctrica con el 19% y la fotovoltaica 17%. Más abajo se ubican las bioenergías – biomasa y biogás – con el 6% de participación.

Considerando todas las tecnologías, Patagonia es la región con más presencia de energías limpias, alcanzando el 33%, gracias principalmente a la eólica.

El Litoral, por contraste, es la que menos beneficiada se vio por las licitaciones y proyectos independientes, con apenas 10 MW, de los cuales 8 pertenecen a bioenergías y otros 2 una central hidráulica.

Hasta la fecha, la Secretaría de Energía ha lanzado tres subastas bajo el “Programa RenovAr”

–           Rondas 1 y 1.5 – Año 2016 – adjudicados 59 proyectos por 2.423,5 MW

–           Ronda 2 – Año 2017 – adjudicados 88 proyectos por 2.043 MW

–           Ronda 3 – 2018 – adjudicados 38 proyectos por 259,08 MW