Diego Franco, Asesor Técnico del Parque Eólico de Arauco, asegura que Argentina podría incorporar al Sistema Interconectado Nacional (SIN) cerca de 5.000 MW de potencia sin tener que afrontar grandes gastos en infraestructura para realizar la distribución.

Pone el caso de Arauco como ejemplo, donde asegura que “no se hizo un metro de red eléctrica”, aprovechando las existentes. Por eso explica que se eligió esta localidad para comenzar con la central y la segunda etapa está prevista en Punta de los Llanos. “Punta de los Llanos tiene menos viento que Arauco pero no hay que hacer redes y además con el aumento del tamaño de las hélices se compensa”, sostiene.

En Patagonia, en cambio, diferencia que “es necesario realizar más de 1.000 km de redes, con un alto costo y pérdidas muy importantes que seguro llegan al 15 por ciento”. Por más que el factor de capacidad sea del 45 o 50 por ciento aclara que “para llegar a destino luego tengo una pérdida de 10 por ciento”.

En definitiva, si el costo de MWh entregado era de u$s 105, incorporando el costo de las redes seguro sube por lo menos 10 por ciento. “Siempre es mejor hacerlo en forma distribuida”, acentúa Giafa ante la consulta de energiaestratégica.com.

Por ejemplo, en córdoba, donde hay muchísimas cooperativas eléctricas en zonas con buen viento, es posible construir un parque eólico en cada cooperativa, a una distancia de no más de 30 a 50 km una de otra. Esto te permite instalar 20 MW en 10 cooperativas próximas, sin aumentar el costo de las grúas y demás, utilizando las redes y trafos existentes; la mayor parte de la generación queda en el lugar”, agrega Giafa.

Menciona otros distritos aptos: “Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Catamarca, La rioja, Santa Fe, La Pampa y Salta”.

El experto indica que “con aerogeneradores de 110 mts de diámetro de hélice, tenes un 40 por ciento de factor de capacidad en zonas con vientos que no pasan de 7 m/seg de media anual. Este recurso está en la mayoría de las provincias, buscando bien los lugares”.

Off Shore para el siglo XXII

Por el momento, descarta emprender proyectos en la plataforma marítima. “El tema del off shore tiene sentido en países donde ya han saturado el continente de eólicos y necesitan espacio para instalar y los estudios de impacto ambiental no admiten más equipos”.