Hace un poco más de un año, 31 de enero de 2019, el CENACE –operador independiente del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y administrador del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) en México– anunciaba la cancelación de la Subasta de Largo Plazo 2018 (SLP-1/2018). Y si bien impactó negativamente sobre el sector, llevando incertidumbre a un mercado que se destacaba como uno de los más competitivos del mundo, también hizo emerger nuevas alternativas que antes no se habían contemplado para enmarcar el desarrollo de nuevos proyectos de generación.

La primera novedad vino de la mano de la iniciativa privada con concursos de productos energéticos. En lo que respecta a la evolución de las primeras convocatorias, tanto Bravos Energía como Vitol, avanzan exitosamente en sus procesos de procura respectivos para dar con los resultados en febrero de este año, según indicaron referentes de ambas compañías a este medio.

Ahora bien, ¿qué sucede en el sector público? ¿qué mecanismos se están impulsando? Si bien el 2019 no trajo novedades al respecto, se esperan próximas definiciones del Gobierno federal en esta materia, las cuales deberían darse en el inicio de este nuevo año.

Según empresarios consultados, en los próximos días se deberían a compartir primeramente los grandes avances y consensos alcanzados en reuniones público-privadas llevadas a cabo durante 2019. Entre los anuncios que aguarda el empresariado se destacan aquellos referidos a qué proyectos energéticos va a desarrollar el Gobierno junto con el sector privado de energías renovables.

«Se quieren impulsar nuevos desarrollos junto al Consejo Coordinador Empresarial, en específico la Comisión de Energía», comentó Elié Villeda, experto en el sector de las energías renovables, en conversación con Energía Estratégica.

«Ese es el gran anuncio que se espera en enero. Con esto, se puede demostrar que realmente es posible invertir en energías renovables en México jugando con las reglas actuales del mercado», agregó.

Es preciso recordar que, a partir de un reciente pliego petitorio elevado por Comisión Federal de Electricidad (CFE), se develó que entidades de Gobierno buscarían modificar “la regulación de manuales, resoluciones y acuerdos” respecto a temas estratégicos del sistema eléctrico mexicano, lo que abría puesto nuevamente en alerta al sector empresario. 

Hasta tanto se realicen nuevos cambios, ¿qué mecanismos públicos para fomento de energías renovables continúan siendo posibles? Una buena respuesta a esto se advirtió ya en 2019, con propuestas de «subastas estatales».

Elié Villeda – Experto en Energías Renovables

«Más que una subasta federal, lo que ahora vamos a ver en el mercado van a ser subastas locales. Uno de los puntos que la Reforma energética quería que se de más adelante es que los Estados pudieran tener control sobre su energía y afianzar sus respectivas Comisiones de Energía. Ya existe la de Tamaulipas y se está creando la de Quintana Roo, por ejemplo, que podrán avanzar en el corto plazo con planes para fomentar energías renovables», observó Villeda.

Además de aquellos dos estados, Jalisco, Aguas Calientes y Durango también podrían organizar un tipo de subasta para energías renovables. Sólo faltaría el beneplásito del CENACE para que esto ocurriera. Luego, según el experto consultado, se podrían aplicar distintos sistemas.

«Entre las alternativas posibles, los Estados podrían hacer minisubasta en la cual realicen un match entre demanda y generación, como lo viene haciendo la iniciativa privada pero en este caso fomentada por el Estado», explicó Elié Villeda.