Durante el día de ayer, el Gobierno nacional prorrogó hasta el 1ro de julio la consulta pública del programa de energías renovables “RenovAr”. Desde el Ministerio de Energía y Minería de la Nación no quieren dar lugar a error en esta primera Ronda de licitaciones donde se pretenden adjudicar un total de 1.000 Mw. De esa proporción, 300 Mw corresponderán a proyectos solares fotovoltaicos.

Por su parte, la firma avocada a la planificación, el desarrollo, armado y puesta en marcha de proyectos de energías renovables están preparando dos emprendimientos solares fotovoltaicos que pretenderán competir durante la compulsa. Por un lado, uno ubicado en la localidad santafecina de Tostado, con capacidad de instalación de hasta 15 MW; el otro, localizado en la ciudad capital de Santiago del Estero, de hasta 100 Mw.

En diálogo con energiaestrategica.com, Alfonso Mercurio, director ejecutivo de Energy Mercosur, explica que serán las empresas inversoras las que definan la cantidad de Mw a competir en las licitaciones y sus respectivos precios. Ellos, contribuirán a la planificación, desarrollo, operación y mantenimiento en el caso de adjudicar.

El empresario de origen italiano con décadas en el rubro vaticina que la compulsa será un éxito. Argumenta que es un buen augurio lo que ha sucedido con la licitación por 1.000 Mw que lanzó el Ministerio para generación distribuida de origen térmico. Allí, empresas locales y extranjeras ofertaron un total de 6.611 Mw, superando ampliamente las expectativas de las autoridades.

Para Mercurio en el plano renovables podría pasar algo similar, sobre todo teniendo en cuenta las garantías del Banco Mundial (BM) por 500 millones de dólares que respaldarán los contratos de Acuerdo de Compra de Energía (PPA, por sus siglas en inglés) que se firmen.

Consultado sobre los precios que podrán ofertarse, el CEO de Energy Mercosur manifiesta que “Argentina se encuentra con una excelente perspectiva y  lamentablemente no pueden resolverse, y muchos menos insertar en tan breve plazo, a un país que hasta hace muy pocos meses se encontraba en una situación de incumplimientos internacionales y de un marco de tratamiento para las inversiones extranjeras muy adverso o poco tentador”.

En este sentido, el empresario insiste que “el camino tomado es el adecuado” y vaticina que en el mediano plazo los valores a considerarse en las futuras licitaciones se asimilen a los valores internacionales. Señala que teniendo en cuenta el tamaño de ciertos jugadores dentro de la compulsa, garantías del BM y los recursos que presenta la Argentina en relación Kwh/m2, es posible que se oferten precios que se acerquen a los que se han expresado en la región latinoamericana (alrededor de los 70/90 dólares el Mwh), sin dejar de perder de vista que hasta finales del año pasado se firmaron contratos a U$S 240 por Mwh. Por último, considera que un tema que deberá ser motivo de análisis al momento de la fijación del precio, es el nivel de la tasa de inflación observada, su proyección en el mediano plazo y el manejo de la política cambiaria a aplicar.