Alrededor de 10 mil nuevos puestos de trabajo en un lapso de 6 años. Esa es la estimación con la que se entusiasman los empresarios del Parque Industrial de Trelew acerca de los beneficios que podría llegar a traer para Chubut la aplicación de la nueva ley de energías renovables, que ya tuvo media sanción en el Senado. La energía eólica sería la clave. Si bien hay otras provincias del país que podrían desarrollarla, lo cierto es que Chubut aparece como un sitio estratégico.

El proyecto es del senador nacional por el Frente para la Victoria, Marcelo Guinle. Lo que plantea el proyecto en realidad es una reformulación de la ley de energías renovables que había sido sancionada en el año 2006 y que tenía vigencia hasta el año 2017, al menos desde las metas planteadas. Aquella normativa estipulaba llegar a que las renovables tuvieran una participación del 8% en la matriz energética del país.

Y la ambición es más grande: intentar llegar a 2025 con el uso de un 20 por ciento de energías renovables. Algo para lo que además de intenciones, se necesitan claros incentivos.

Entre las renovables, en Chubut aparece claro, la energía eólica, que es lo que despierta grandes expectativas. Pero también, como se dijo más adelante, será clave que se produzcan los debidos incentivos para que se pueda montar una industria que pueda abastecer a un mercado del futuro.

Este es uno de los puntos que los empresarios locales pusieron en discusión, al entender que si bien la ley tiene un espítiritu contributivo, no hace el debido hincapié en lo que tiene que ver con el desarrollo de cadenas de valor que empleen una gran cantidad de chubutenses.

Se habla mucho de lo que es energía, pero no de lo que es una industria”, le comentaron al Económico algunos empresarios que se mostraron disconformes con diversos puntos de la iniciativa. Lo que se busca promover desde el sector empresarial es una ley de promoción industrial clara que contemple en los beneficios fiscales no sólo a los desarrolladores, sino y principalmente a los fabricantes.

En ese sentido, sostienen que en lo que hace a fuentes laborales, para la operación y el mantenimiento de un parque eólico por ejemplo tan sólo se emplea a un 20% de los empleados de los que podría emplearse en caso de que se monte una industria que no sólo traiga desde afuera los materiales para abastecer a los parques, sino con una producción propia, local.

Lo que buscan los empresarios locales en definitiva es que la provincia pueda servir como un polo de desarrollo para los insumos y materiales que se necesitan en la construcción de los parque eólicos, para de esa forma tener al servicio una industrial local abastecedora y que no provenga “todo armado” desde afuera.

En el articulado se estipula la creación de un fondo de financiamiento para proyectos, el cual tendrá como prioridad a aquellos que tengan un fuerte componente nacional, esto es en cuanto a los insumos y partes de origen local, lo cual incentiva al desarrollo de la cadena de valor local.

Días pasados, tanto los asesores ténicos del proyecto, empresarios del Parque Industrial y el Gobierno Provincial estuvieron reunidos analizando la propuesta y viendo cuáles son las alternativas que se pueden incorporar dentro de la ley. El sector empresario asegura que ahora se buscar ver si se pueden realizar modificaciones en la Cámara de Diputados. En los fundamentos de la ley presentado por Guinle se expresa el objetivo: “Profundizar el Régimen De Fomento Nacional para el Uso de Fuentes Renovables de Energía Destinada a la Producción de Energía Eléctrica, instaurado por la Ley N ° 26 . 190” .

Se busca generar las condiciones necesarias para que se alcance la meta fijada en la Ley N ° 26.190 , de lograr una participación en el abastecimiento de la demanda nacional de energía eléctrica del 8 % en un plazo de 10 años (a cumplirse en el año 2016), así como profundizar el Régimen de Fomento, fijando una nueva meta para el año 2025 , con el objetivo de incrementar dicha participación al 20 % , disponiendo las medidas de promoción idóneas para lograrlo”.

Se agrega además que “esta iniciativa busca promover el desarrollo de proyectos de energías renovables sorteando la mayor cantidad de obstáculos encontrados por las normas antecesoras. La iniciativa pretende, por otro lado, disminuir la salida de divisas en la balanza comercial, en el entendimiento de que cada MWh renovable inyectado al sistema ahorra un MWh producido con combustibles importados ; combustibles que el país paga en el mercado internacional en moneda extranjera”.

Es decir que además de las potencialidades como industria podría haber sustitución de importaciones, para lo que hoy es el rubro más deficitario de la balanza comercial y donde se busca recuperar el autoabastecimiento del país, que es en el rubro energético. La proyección que se hace en caso de ir incorporando energías renovables a la matriz productiva es que hacia 2025 haya un ahorro de 41 mil millones de dólares en importación de combustibles, esto es prácticamente 4 veces el superávit de la balanza comercial argentina.

Esta hace que desde el Gobierno Nacional también le den una importancia estratégica a esta ley, que puede ser una nueva oportunidad para Chubut. “No hay que dejarla pasar”, murmullan desde el empresariado local.