Actualmente el parque cuenta con 668.160 paneles fotovoltaicos, que pueden generar 400GWh por año.

La extensión de Finis Terrae contempla la adición de 315.900 módulos fotovoltaicos bifaciales, que, gracias a su mayor capacidad para captar la radiación solar, permitirán sumar una generación anual de 389GWh, evitando así la emisión de 288 toneladas de CO2.

“Este proyecto es parte de una cartera de iniciativas que buscan sumar 2 GW de capacidad renovable en los próximos tres años. Tenemos la convicción de que los beneficios de una matriz más limpia y sostenible son importantes para el país y pueden ponerlo como ejemplo de una transición energética justa. Por eso se hace urgente agilizar los procesos de autorización que son claves para lograr este objetivo”, señaló James Lee Stancampiano, gerente general de EGP Chile.

Una vez finalizada la extensión de Finis Terrae y puesta en marcha su operación total, estimada para 2021, el parque tendrá un total de 984.060 paneles fotovoltaicos, mezclando tecnología monofacial y bifacial, para lograr una producción anual de 789 GWh, equivalente al consumo de 369.000 hogares chilenos.

Producto de la generación totalmente limpia de esta planta con base a energía solar, en plena operación se estará evitando la emisión de 584 toneladas de dióxido de carbono al año, contribuyendo de esta manera a la disminución de gases de efecto invernadero.

Durante la ejecución de las obras de su extensión participaran 182 personas promedio por mes y al finalizar generará 12 puestos de trabajo para la etapa de operación.