SIEL publicó recientemente un documento titulado Proyección Demanda de Energéticos ante el COVID-19 2020-2026 (ver en línea), donde se establecen cinco escenarios posibles de recuperación del consumo energético tras la llegada de la pandemia al país.

El reporte indica que en 2019 la demanda de energía eléctrica creció 4,1% frente a 2018. “En los dos primeros meses de 2020, la tendencia creciente continuó con consumos de 196,9 y 206,9 GWh-día promedio, en enero y febrero respectivamente”, asevera.

Sin embargo, con la adopción de las medidas de confinamiento frente al COVID-19, “la demanda de energía se redujo en un 6,5% en el mercado regulado y en un 20,3% en el mercado no regulado”, advierte el informe.

En los escenarios planteados, queda de manifiesto que los resultados estimados señalan que los niveles de consumo registrados antes del COVID-19 “se podrían alcanzar y superar entre finales de 2020 y agosto de 2022, dependiendo del desempeño de la economía y las medidas que se adopten”.

El escenario de proyección bajo condiciones previas a la pandemia estimaba una tasa de crecimiento de 2,67% de la demanda de energía eléctrica del Sistema Interconectado Nacional (SIN) para el período 2020 a 2026.

“El impacto del COVID-19 reduce las tasas de crecimiento a un rango de 1,75% y 1,13%. Para potencia máxima, los resultados son similares. Antes del COVID-19 la tasa de crecimiento esperada era de 1,67%, los nuevos escenarios arrojan tasas de crecimiento de 0,82% y 1,46%”, apunta el documento.

Agrega que “la información actualizada de grandes consumidores de energía (GCE) señala que la demanda esperada de estos consumidores podría llegar a 3.591 GWh/año en 2026. Por otro lado, se estima una demanda de vehículos eléctricos (VE) de 432 GWh/año y generación distribuida (GD) de 330 GWh/año”.

Cabe destacar que la caída de la demanda está íntimamente ligada al impacto económico que genera la pandemia. Antes del COVID-19, se suponía un crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) del 3,8% para este 2020. Sin embargo, dada las condiciones actuales, se prevé que el año terminará con una caída del 5,8%.