En la localidad de Coronel Suarez se está terminando de montar una mega-planta generadora de biodiesel para abastecer procedimientos de logística empresarial.

Jose Luis Martinez Justo, uno de los responsables del procedimiento, en diálogo con Energía Estratégica, cuenta que el proyecto, a finalizar el mes siguiente, aún está buscando compañías inversoras que pretendan aminorar sus gastos en combustibles proveyendo sus tanques con un gran porcentaje de biodiesel auto-fabricado.

Según indica el presidente del Ambiental Solution Argentina,  la planta tendrá la capacidad de producir 11 millones de litros por año.

Además observa que debido a la extraordinaria cosecha que ha habido en las plantaciones de soja, los precios del aceite seguramente bajen, lo que resultará más beneficioso para este tipo de iniciativas porque en tal caso será menos costosa la producción de este biocombustible.

Asimismo, el experto asegura que “la inversión –en este tipo de plantas- se amortiza en un año” por los niveles de rentabilidad que existen entre el biodiesel y el gasoil importado.

Independientemente de que en el mercado internacional el barril de crudo haya caído un 50 por ciento desde el pasado mes de junio, Martinez Justo explica que al estar subsidiado el crudo local, sostenido por negocios entre el estado nacional e inversores extranjeros para la explotación de Vaca Muerta, ello garantiza un gran nivel de competitividad para el biocombustible.

La diferencia entre el biodiesel y el gasoil continúa siendo enorme, lo que da la posibilidad de que el autoconsumo a partir de la generación de diésel verde sea viable”, remata y destaca que a partir de este tipo de procedimientos queda abierta la posibilidad de que las autoridades contemplen un porcentaje mayor obligatorio en el corte de gasoil, superior al 10 por ciento decretado, lo que además ayudaría a oxigenar al mercado interno de diésel verde que hoy está atravesando una dura crisis.