Los parques eólicos, que serán erigidos frente a las costas de Zeeland (Holanda), estarán listos a mediados del año 2020. Según el ministro de Asuntos Económicos, Henk Kamp, «nunca antes ha sucedido en todo el mundo que un parque eólico marino pueda ser construido a tan bajo coste«.

El ministro ha calificado de «exitoso» el sistema holandés en el marco del cual han tenido que competir todas las compañías que han pujado en la subasta (ese marco establece las condiciones de construcción de los parques).

Según el comunicado que ha difundido el Gobierno de Holanda, otros cuatro parques marinos, cada uno de ellos de 700 megavatios (MW), serán erigidos frente a las costas de las provincias de North y South Holland en los próximos años.

La potencia global de todos los parques previstos alcanzará los 3.500 MW, capacidad suficiente como para generar la electricidad que demandan más de cinco millones de hogares (el Objetivo 2023 que se ha marcado Holanda es que el 16 por ciento de la energía que consuma sea renovable).

El pujante ganador

Dong Energy estableció en el año 2012 un Objetivo 2020 de coste nivelado de la electricidad (costes de transmisión incluidos) muy concreto: cien euros por megavatio hora (100 €/h) durante la vida útil del parque.

Pues bien, según la compañía danesa, «ese objetivo, que fue adoptado posteriormente por la industria eólica marina, ha sido alcanzado ahora«. Lo explica el vicepresidente ejecutivo y gerente de la división de Energía Eólica de Dong Energy, Samuel Leupold: «el ganar esta subasta en un marco de elevadísima competencia con otras compañías es otra prueba de nuestra posición de liderazgo en el mercado y de nuestro modelo de negocio, que se asienta sobre la innovación continua, la industrialización y el trabajo en escala«.

Con Borssele 1 y Borssele 2 -ha añadido Leupold-, Dong Energy «ha superado por vez primera la marca de los 100 €/h de coste nivelado de generación de electricidad y estamos alcanzando un hito industrial crítico. Esto demuestra -ha concluido- el gran potencial de la energía eólica marina«.

Cuatro años

Según el comunicado difundido por la compañía, «Dong Energy, de conformidad con la regulación de subastas holandesa, construirá Borssele 1 y Borssele 2 en un plazo de cuatro años, con una flexibilidad de un año» (within four years from today with a flexibility of one year).

La compañía calcula que los parques (350 MW por dos) generarán electricidad suficiente como para abastecer las necesidades de aproximadamente un millón de hogares holandeses.

Según Dong, la reducción de los costes de la electricidad está siendo impulsada por varios factores. La compañía cita los siguientes: la colaboración entre los diferentes ámbitos del sector industrial implicados en el despliegue de la tecnología eólica marina, la constante innovación a la que están sometidas las turbinas y las palas de los aerogeneradores, la continua mejora de las cimentaciones y los sistemas de instalación, la cada vez mayor capacidad de los cables de evacuación, y la creciente y cada vez más competitiva cadena de suministro del sector.

Los datos del parque

Las sinergias que puedan establecerse entre ambos parques, las buenas condiciones del lecho marino en el que serán instalados los aerogeneradores y el buen recurso eólico -velocidades buenas y estables (good and stable wind speeds)- van a contribuir asimismo -explican desde la compañía- a rentabilizar el parque. Borssele 1 (350 megavatios, MW) y Borssele 2 (350 MW) serán propiedad de Dong Energy.

Su producción será subsidiada durante quince años (el precio no se ajustará a la inflación). Los aerogeneradores serán situados sobre monopilotes. Los parques serán erigidos a unos 22 kilómetros de la costa de Zeeland (Holanda), en aguas cuyas profundidades oscilan entre los 14 y los 38 metros.

Ambas instalaciones se extenderán por un área de unos 128 kilómetros cuadrados y recogerán vientos cuya velocidad media anual Dong estima rondará los 9,5 metros por segundo. Tennet -el operador de la red eólica marina holandesa- construirá, operará y será propietario de las subestaciones y el cable marino de evacuación.

Fuente: Energías-Renovables.