“Por contrato y por cronograma del Gobierno nacional, el objetivos es que las empresas asuman la operación hasta antes de que termine el mes de septiembre”, respondió el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa, ante la consulta de Energía Estratégica sobre las adjudicaciones de Electricaribe, en el marco de una charla virtual con periodistas.

“Estamos trabajando de manera articulada con (el Ministerio de) Hacienda y la Superservicios (Superintendencia de Servicios Públicos) para poder hacer esa entrega en septiembre”, agregó el funcionario.

Así las cosas, Empresas Públicas de Medellín (EPM) y la UTE Consorcio Energía de la Costa, conformada por Latin America Corp y Empresa de Energía de Pereira, se preparan para tomar posesión de la importante empresa eléctrica, que representa el 23% de la demanda de Colombia.

Cabe recordar que durante la subasta, Electricaribe, por su envergadura, se licitó en dos partes. Caribe Mar, que se extiende por los departamentos de Bolívar, Córdoba, Sucre y parte de Cesar, y tiene 1,51 millones de clientes y ventas anuales calculadas en 6.431 GWh, quedó en manos de EPM.

Caribe Sol, que presta el servicio eléctrico en los departamentos de Atlántico, Guajira, Magdalena y parte de Cesar, y tiene 1,21 millones de clientes y ventas anuales que se calculan en 6.016 GWh, estará controlada por el Consorcio Energía de la Costa.

Los montos de inversión que deberán destinar estos nuevos operadores en los próximos cinco años ascienden a $3,2 billones para Caribe Mar y $2,6 billones para Caribe Sol. La proyección a 10 años es de $5 billones para Caribe Mar y $3,7 billones para Caribe Sol, informó oportunamente el Gobierno de Colombia.

Sin embargo, las cifras de las compras por la compañía eléctrica no se han revelado. Consultado al respecto, Mesa señaló: “el proceso de la venta de los activos de Electricaribe es un proceso competitivo, donde participaron múltiples empresas”. “Hubo seis empresas que entraron en la lista final”, recordó el funcionario.

Explicó que “había un pecio mínimo en un sobre cerrado que no se ha dado a conocer”, el cual buscó procurar precios serios por la venta de los activos. “Las ofertas han sido satisfactorias por lo cual se asignaron. El proceso fue transparente con resultados competitivos”, cerró el jefe de la cartera energética.