José Estela, Gerente General de Samienergy, asegura que desde que se reconoció potencia firme a la eólica los grandes usuarios empezaron a reactivar viejos proyectos eólicos para autogeneración.

“Se habla que hay entre 500 y 700 MW de potencia que es lo que va a faltar en los próximos tres años. La sobreoferta se está terminando y en 2023 deberían estar ingresando nuevos proyectos”, explicó a Energía Estratégica.

Y precisa que los clientes – principalmente mineras – “están interesados en desarrollar sus propios proyectos”, pensando en reducir la huella carbono y contar con generación de energía renovable propia.

Ante esta esta regulación que habilitó la firma de contratos PPA para los eólicos ahora esperan igual tratamiento los empresarios del resto de las tecnologías. “Si solucionan estos problemas se estima que la energía solar podría alcanzar 28 dólares por MWh”, explica.

“Se espera que la fotovoltaica pueda competir libremente, separando energía de potencia, vendiendo energía a la red”, sintetizó el empresario.

Este proceso debiera ser acompañado por parte de la Comisión Multisectorial con el sinceramiento del precio del gas natural, principal competidor para abastecer la demanda necesaria proyectada para 2022, novedad que se espera para los próximos meses por parte del Ministerio de Energía y Minas.

“La comisión multisectorial anunció que en diciembre va a presentar los resultados para solucionar problemas del sector, entre ellos, la regulación de la fotovoltaica”, se entusiasmó Estela.

Y destaca que “se espera mucho de esta comisión multisectorial para que los proyectos renovables vuelvan a competir y el mercado se sincere”.

Tampoco se descarta que las compañías puedan hacer aportes. “La Comisión tiene la libertada para incorporar al sector privado”, explicó el desarrollador de proyectos que hoy asegura estar con intensos trabajos de ingeniería con mineras peruanas.