El subsecretario de Coordinación Financiera de la cartera de Economía, Luis Tarrío, cuestionó los múltiples beneficios de las empresas que tienen en su cartera de negocios proyectos de energías renovables y reconoció que no tiene ningún impacto económico para las provincias.

“No deja nada. Los únicos puestos de trabajo que genera son los que corresponden a la etapa de instalación y en algunos casos son técnicos argentinos los que hacen la instalación final y en otros casos son personal que viene del exterior”, afirmó Tarrío en diálogo con El Chubut. Más adelante, expresó que “lamentablemente así como vemos que las hélices de los molinos eólicos dan vuelta, bajan por el cable y pasan de largo, no nos queda absolutamente nada”.

Asimismo, añadió que “cada vez hay menos mano de obra y personal. Nunca se ve a nadie en esos parques eólicos. Ni siquiera se observa una camioneta recorriendo. La incidencia de la mano de obra es poquísima”.

Lea también: «La historia sin fin: el Gobernador de Chubut descartó aplicar el impuesto al viento pero un diputado lo propone para Santa Cruz»

El funcionario de la cartera económica provincial reconoció que la ley “estableció estas ventajas para las empresas”, por lo cual “no permite que tengan una carga impositiva de ningún tipo”. Sin embargo, Tarrío admitió que en el futuro “quizás se pueda hacer algo en materia impositiva”.

Concluyó que así como las empresas tienen un alto costo de instalación, “también tienen una recuperación muy importante sin ningún tipo de gravamen”.

Fuente: El Pategónico.