Bajo el título “Red Inteligente Ciudad de San Martín”, la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este S.A. (EDESTE) en conjunto con la UTN están llevando a cabo la primera experiencia en redes inteligentes en la provincia de Mendoza: poblar con 5 mil medidores inteligentes a todos los habitantes de la localidad de San Martín.

En diálogo con energiaestrategica.com, el Gerente General de EDESTE, Raúl Alberto Stasi, cuenta que el proyecto no podría realizarse sin la adjudicación de 28 millones de pesos que liberara el FONARSEC. El monto representa cerca del 60 por ciento de la obra valuada en 48 millones de pesos.

La autoridad cuenta que las ventajas de esta tecnología son amplias. “Estos medidores tienen un sistema de comunicación, que se pueden comunicar entre ellos formando una red, facilitando el corte de servicio a distancia y programándose para que el medidor reacciones ante cualquier eventualidad”, explica y agrega: “la forma más básica es la comercial. Todos los datos que se recaban en y muchos de los procesos que antes se hacían manualmente ahora se hacen con esta tecnología

El proyecto cuenta con una planificación de un año. Ahora gestionan la importación de los 5 mil medidores inteligentes mediante un proveedor local. Se calcula que en 6 meses el sistema entrará en operaciones.

Sobre redes inteligentes

Según Endesa, una red eléctrica inteligente es aquella capaz de integrar las acciones de todos los agentes, ya sean productores, consumidores o ambas cosas al mismo tiempo, para distribuir energía de forma eficiente, sostenible, rentable y segura.

«La red», es la red eléctrica, una red de líneas de transporte y distribución, subestaciones y centros de transformación que transportan la electricidad a hogares y negocioes desde las centrales eléctricas, tan grande como una empresa o tan pequeña como un molino eólico. Lo que hace a la red “inteligente” es la tecnología digital que permite la comunicación bidireccional entre la compañía eléctrica y sus clientes.

La red inteligente utiliza productos y servicios innovadores, así como tecnologías avanzadas de monitorización, control, y comunicación, que aportan beneficios tanto al medio ambiente como a los clientes:

  • Aumentan el nivel de fiabilidad y calidad en el suministro de energía eléctrica. Cuando hay una avería, las tecnologías de la red inteligente pueden detectar y aislar el problema y contribuir a que la recuperación de la electricidad sea rápida y se desarrolle estratégicamente, devolviendo la electricidad a los servicios de emergencia en primer lugar, por ejemplo. Además, pueden ayudar a prevenir muchas de las incidencias, evitando que lleguen a ocurrir.
  • Facilitan a los clientes instrumentos que les permiten optimizar su propio consumo eléctrico y mejorar el funcionamiento del sistema global (gestión activa de la demanda). Las redes inteligentes dan al usuario la información y las herramientas necesarias para tomar decisiones sobre su uso de la energía: el cliente podrá ver cuánta electricidad consume, cuándo la utiliza y cuánto le cuesta, y ahorrar dinero generando su propia energía y eligiendo el mejor momento para consumir electricidad.
  • Contribuyen a mantener la sostenibilidad ambiental, una red inteligente permite la máxima integración de la generación distribuida procedente de fuentes renovables y de instalaciones de almacenamiento de energía, así como el despliege de la infraestructura de recarga para la movilidad eléctrica. Todo esto contribuyendo de manera extraordinaria a la reducción de las emisiones de CO2.
  • Mejoran la eficiencia en la distribución de los flujos de energía y aportan la flexibilidad en la gestión de los picos de demanda, con la consiguiente disminución de las necesidades de nuevas instalaciones de generación y el aumento del aprovechamiento de las infraestructuras eléctricas actuales.