La semana pasada, el viceministro de Energía de Colombia, Miguel Lotero, lideró una misión técnica del Gobierno hacia Dinamarca, con el objetivo de intercambiar conocimientos y experiencias claves para el desarrollo de proyectos de energía eólica marina (offshore).

“Colombia cuenta con un gran potencial en energía eólica offshore en zonas de Barranquilla, Santa Marta y La Guajira. Por ello, estamos elaborando, con el apoyo del Banco Mundial y el Gobierno del Reino Unido, la hoja de ruta para el desarrollo de esta tecnología en el país. Esta hoja de ruta la publicaremos en el primer trimestre de 2022 y nos permitirá seguir diversificando nuestra matriz energética y consolidando la transición energética”, aseguró Lotero.

Fuentes del Ministerio de Minas y Energía confiaron a Energía Estratégica que este programa «incluirá el diseño de un ‘proyecto tipo’, el cual espera presentar al Gobierno de Colombia las opciones potenciales para un primer proyecto piloto, incluyendo las diferentes estrategias que podrían adoptarse para llevarlo a cabo y los próximos pasos prácticos que se recomendarían al gobierno para avanzar en el mismo”.

Consultados sobre la financiación de estos emprendimientos, las fuentes aseguraron que, como todos los proyectos de generación, en primera instancia correrían por cuenta de los actores privados y no del Estado, «por lo cual no se ha revisado aún esa posibilidad de apalancar este tipo de proyectos”, indicaron.

Y agregaron: “Por ello se espera que proyectos piloto puedan ser desarrollados con apoyo de actores de la cooperación internacional». Asimismo recordaron que estos emprendimientos gozan de beneficios tributarios que también son un componente importante para el apalancamiento y materialización de los proyectos.

En esa línea, revelaron que ya hay interés de algunos inversionistas privados daneses en energía eólica marina en Colombia, como Orsted y Copenhagen Infrastructure Partners, que se han acercado al Ministerio de Minas y Energía para manifestar su apoyo en futuros proyectos.

Además, el país sudamericano espera contar con la asistencia técnica de Dinamarca para conocer en mayor detalle los elementos que son necesarios para la construcción de proyectos piloto, y también contar con su apoyo para explorar líneas de acción relacionadas con modelos de inversión extrajera, desarrollo de la institucionalidad, arenera regulatoria para proyectos eólicos y otros temas relacionados con la digitalización del mercado.

Cabe resaltar que Dinamarca es el primer productor de energía eólica offshore en el mundo, por ello, es fundamental para Colombia contar con su apoyo en la revisión de esta hoja de ruta y poder recibir aportes que le permitan el desarrollo futuro de este tipo de proyectos.

¿Por qué offshore?

Ante la consulta de por qué el Gobierno de Colombia está interesado en explorar sobre energía eólica marina, siendo que cuenta con territorio onshore para instalar una gran cantidad de aerogeneradores, desde el Ministerio señalaron que “los parques offshore cuentan con la ventaja de que en el mar el viento alcanza mayores velocidades que en tierra, y a la vez, tienen menos turbulencia debido a que no hay obstáculos”.

“Además, en el caso offshore se pueden cubrir áreas más amplias y alcanzar capacidades instaladas muy significativas, debido a que la distribución espacial tiene menos limitaciones que en tierra, y por esto mismo, puede tener afectaciones menores en las comunidades”, indicaron.

Respecto a la gestión de permisos ambientales para proyectos offshore, contaron que, desde la ANLA, y de la mano del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, se viene trabajando de manera preliminar en el desarrollo de los términos de referencia para acceder a este tipo de licencias.

Sobre los temas sociales, y en especial en lo relacionado con la consulta previa, “es un proceso que se aterrizará una vez se tenga mayor claridad de cómo deben ser las aproximaciones con las comunidades para este tipo de proyectos reconociendo que no se han hecho antes en el país”, confiaron.