Comunicado de prensa

La Asociación de Empresas Eléctricas A.G. y la Federación Nacional de Cooperativas Eléctricas Ltda. rechazamos categóricamente la decisión de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), sobre la formulación de cargos en contra de las compañías de distribución eléctrica frente al cierre de las oficinas comerciales y suspensión de la lectura de los medidores, y en contra de las cooperativas eléctricas por el cierre de las oficinas comerciales.

Es inentendible la decisión adoptada por la SEC, toda vez que desde el 18 de marzo pasado dicha entidad estaba en conocimiento de las medidas preventivas en el contexto de esta emergencia sanitaria, las que consideraban, en algunos casos, el cierre de oficinas comerciales, la suspensión de la lectura de medidores y entrega física de boletas.

Durante estos tres meses, el ente fiscalizador no se había pronunciado en contra de nuestras acciones, ampliamente comunicadas, ni había entregado señales de que estuviera en desacuerdo. Así, la actuación de la SEC no solamente es sorpresiva además es incomprensible, ya que desconoce la existencia de una crisis sanitaria nacional y desestima las oportunas y necesarias medidas de seguridad que implementamos tanto para nuestros colaboradores como para nuestros clientes.

Junto con la determinación de proteger a los trabajadores del sector, clientes y público en general, frente a esta emergencia sanitaria sin precedentes, las distribuidoras y cooperativas dispusieron en forma temprana una serie de canales de atención y servicio para mantener la prestación en el complejo momento que enfrentamos como país. Adicionalmente, se decidió otorgar facilidades de pago a los clientes y usuarios que más lo necesitan, además de la no suspensión de suministro ante deudas, entre otros beneficios para aliviarles la carga económica de muchas familias durante la pandemia.

Por ello, resulta aún más contradictoria y arbitraria la acción de la SEC, a sólo días de que el Gobierno anunciara la extensión del Estado de Catástrofe por 90 días más ante el incremento de la pandemia en el territorio nacional, y decretara medidas más restrictivas para los habitantes de la Región Metropolitana y otras regiones, promulgando incluso una ley que eleva las penas al incumplimiento de las medidas de aislamiento o preventivas dispuestas por la autoridad sanitaria.

Respaldamos firmemente a nuestros asociados, que han decidido impugnar los cargos formulados por orden del Superintendente de Electricidad y Combustibles. Estamos convencidos que las medidas adoptadas por parte de las distribuidoras y cooperativas eléctricas no sólo van en la línea correcta sino que reafirman nuestro compromiso y responsabilidad con la sociedad y el país, y han contribuido a evitar un mayor número de contagios, que es el objetivo que hoy todos buscamos.

Rodrigo Castillo                                                                              Eric Ebner

Director Ejecutivo                                                                                   Presidente

Empresas Eléctricas A.G.                                                                       FENACOPEL